Cullera actuará contra la plaga del insecto que invade la zona de montaña

Una higuera afectada por esta plaga. / lp
Una higuera afectada por esta plaga. / lp

El Ayuntamiento busca controlar la población de cochinilla que, aunque es inofensiva para los humanos,rodea en gran número el castillo

REDACCIÓN ALZIRA.

Cullera llevará a cabo un tratamiento de control de la plaga de la cochinilla del carmín (Dactylopius opuntiae), un insecto que aunque es inofensivo para los humanos este verano invade especialmente las zonas de montaña de la localidad causando molestias a los vecinos.

El Ayuntamiento ribereño ha decidido tomar cartas en el asunto y el próximo lunes 24 de julio actuará en el área montañosa que rodea al Castillo, el punto donde se ha detectado una mayor concentración del insecto.

Por este motivo, el acceso a la fortaleza por «les revoltes» se cerrará ese mismo día desde las 7:30 de la mañana hasta las 15 horas para facilitar los trabajos ya que esta es una de las rutas más utilizadas por los vecinos y turistas para acceder al Castillo.

El tratamiento se realizará sobre una extensión de aproximadamente 4000 metros cuadrados, según informó la Concejalía de Medio Ambiente que dirige Hugo Font.

El objetivo del mismo es reducir las molestias que pueda ocasionar y controlar la plaga con mecanismos poco perjudiciales para las personas y el entorno.

«Aunque no causan picaduras ni suponen un peligro para la salud de las personas, es cierto que este verano hemos detectado una mayor presencia y esto alarma a los vecinos de la zona. Para evitarles las molestias de tener nubes de cochinillas alrededor de las casas o en el mismo Castillo, hemos decidido actuar», comenta el responsable del área de Medio Ambiente.

La cochinilla del carmín es un insecto parásito de las chumberas -planta abundante en la montaña de Cullera- que si llega a proliferar en grandes cantidades infesta estas especies vegetales pudiendo incluso provocar la muerte de la planta. El consistorio trata además de evitar que la presencia del insecto se extienda por el área montañosa.

Aunque la cochinilla del carmín es inofensiva para los seres humanos, los machos suelen ocasionar molestias durante el verano debido a su ciclo biológico. Lo hacen formando densas nubes de pequeños bichos voladores de unos dos milímetros.

En ocasiones, se suele confundir con las típicas 'rantelles' (mosquito común), lo que todavía preocupa más a los vecinos. En ese sentido, Hugo Font ha querido tranquilizar a los ciudadanos «porque muchas veces nos comunican que tienen una invasión de mosquitos pero lo cierto es que son cochinillas».

Esta no es la única plaga contra la que actúa el municipio. Desde el invierno se vienen aplicando tratamientos contra otras de las más molestas, la del mosquito tigre y la mosca negra. Cullera lo hace en coordinación con el resto de municipios de la comarca desde hace dos años.

Además, en estos momentos la concejalía de Medio Ambiente negocia con la Conselleria la posibilidad de aplicar tratamientos aéreos contra esta especie de mosquito como refuerzo a las acciones citadas anteriormente.

Fotos

Vídeos