Cullera abre su anillo verde y elimina el punto negro de los Collaos

El presidente de la Diputación, el alcalde de Cullera y el diputado de Carreteras, en el anillo verde. / lp
El presidente de la Diputación, el alcalde de Cullera y el diputado de Carreteras, en el anillo verde. / lp

Esta actuación, financiada por la Diputación con más de 200.000 euros, facilita la movilidad por la montaña y conecta con el carril bici

REDACCIÓN CULLERA.

Cullera ya cuenta con su anillo verde que además de facilitar la movilidad sostenible hacia la montaña ha servido para «eliminar un punto negro en la carretera de los Collaos», ha destacado alcalde de la ciudad, Jordi Mayor, que junto al presidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez, han comprobado la magnitud de un proyecto en el que la corporación provincial ha invertido más de 200.000 euros.

El presidente de la Diputación, por su parte, ha remarcado «la responsabilidad que demuestran los alcaldes y alcaldesas destinando estas ayudas a actuaciones que mejoran la calidad de vida de sus vecinas y vecinos y, como en este caso, refuerzan además la seguridad vial».

El nuevo anillo verde de Cullera se ha ejecutado en dos fases o proyectos que han contado con la implicación de la corporación provincial. La primera de ellas fue coordinada por el área de Carreteras que dirige Pablo Seguí y se llevó a cabo con una aportación de 150.000 euros de la Diputació, completada con 40.000 euros del Ayuntamiento. En esta fase se actuó sobre la CV-502, la vía de acceso a los Collaos.

El diputado de Carreteras ha explicado que «teníamos un punto negro en esta vía, que era de doble sentido y con varias intersecciones. Lo que propusimos al ayuntamiento es cederles la parte de la vía que está en el término municipal eliminando las curvas y cruces peligrosos, dejando una carretera de un solo sentido, con dos rotondas que señalizan el acceso a los collaos, un carril bici en paralelo y una acera para viandantes, con lo que se mejora la seguridad de todos los usuarios».

La segunda parte del proyecto, en la que se han invertido más de 100.000 euros, ha sido la construcción del anillo verde, que discurre a través del camino del primer collao y enlaza con el actual carril bici de la carretera del Faro, con lo que Cullera cuenta ahora con más de 4 kilómetros de uso exclusivo para bicicletas y peatones.

El firme de esta vía secundaria, muy utilizada por los vecinos y vecinas del municipio, discurre entre la Bassa de Sant Llorenç y la montaña y presentaba muy mal estado, lo que se ha mejorado con la adecuación de los márgenes, el reasfaltado y la creación de una vía ciclopeatonal de 2,5 kilómetros.

Jordi Mayor ha insistido en la «reivindicación histórica de vecinos a la que hoy damos respuesta con esta inversión que ha acabado con dos cruces peligrosos, sobre todo el de la Font del Gegant. Además se ha conseguido eliminar el doble sentido de la circulación, permitiendo también la conexión con el anillo verde y ese itinerario que ahora nos permite también disfrutar de la Bassa de Sant Llorenç con mayor accesibilidad».

El presidente de la Diputación ha señalado en su visita a Cullera que la corporación ha duplicado las ayudas a la ciudad costera durante la presente legislatura, «con unas inversiones de 1.970.000 euros entre 2016 y 2017, frente a los 907.000 euros del período 2014-2015». Rodríguez ha avanzado además las inversiones previstas para el presente ejercicio en el municipio de la Ribera Baixa, alrededor de 650.000 euros que incluyen 214.000 euros del plan de Servicios y Obras Municipales (SOM), 200.000 del Fondo de Cooperación Municipal, 46.000 euros del Plan de Caminos y 130.000 euros para mantenimiento de escuelas y mejora de espacios educativos, entre otras partidas.

Fotos

Vídeos