El Consorci de la Ribera inicia un proyecto para reducir el nivel de nitratos del agua

Quema de la paja del arroz. / irene marsilla

'Life Libernitrate' cuenta con 2,5 millones de presupuesto y pretende liberar de sales el ciclo integral del agua a partir de la paja del arroz

BELÉN GONZÁLEZ ALZIRA.

Reducir la concentración de nitratos en el ciclo integral del agua. Ese es el objetivo de 'Life Libernitrate', el proyecto piloto que inicia este mes de octubre el área de Energía del Consorci de la Ribera y que se desarrollará hasta septiembre del año 2020.

El proyecto, que tiene un presupuesto de cerca de 2,5 millones de euros cofinanciados por la Comisión Europea a través del programa Life+, tiene la intención de demostrar la viabilidad de una tecnología dirigida a resolver algunos de los principales problemas ambientales de la comarca como son la contaminación de las aguas subterráneas por los nitratos, la contaminación atmosférica por la quema de la paja del arroz y la dependencia energética de los combustibles fósiles.

Con 'Life libernitrate' se pretende implementar un sistema sostenible e innovador basado en la utilización de filtros de silicio activo provenientes de las cenizas producidas por la combustión controlada de la paja del arroz.

Esta prueba piloto se desarrollará casi exclusivamente en el municipio de Alginet donde se instalarán los laboratorios para fabricar los filtros de silicio y la caldera que producirá las cenizas a partir de la paja, al mismo tiempo que se produce energía renovable. Además, será en las instalaciones de la planta de ósmosis inversa de esta localidad donde se ejecutará la planta de mostrativoa de tratamiento de las aguas con esta nueva tecnología.

'Life Libernitrate' va en la línea de la Directiva Marco de Agua y de nitratos para revertir la situación de las masas subterráneas de aguas contaminadas. Contribuye, además, a conseguir los objetivos del Paquete 20-20-20 de medias por el Clima y la Energía con la preparación de una nueva tecnología que requiere un consumo menor de energía para tratar el agua contaminada, a la vez que produce energía renovable con la combustión e la paja del arroz.

Asimismo, también se enmarca en el paquete de medidas sobre Economía circular para utilizar los recursos de forma sostenible permitiendo así impulsar la competitividad, crear empleo y genera un crecimiento sostenible.

Junto al área de energía del Consorci de la Ribera, que actúa como coordinador territorial, en el proyecto también participan la Universidad Politécnica, la Universidad de Valencia, la Diputación, Aguas de Valencia SA, la Universidad de Génova, la Unión de Agricultores y Ganaderos y Stichting Incubator.

Si finalmente el resultado de este proyecto es positivo, se solucionarán varios de los problemas con los que cuenta el sector arrocero.

Precisamente, la Conselleria de Agricultura llegaba a un acuerdo con las organizaciones agrarias, cooperativas y comunidades de regantes en el tema de la quema de la paja, tras las limitaciones previas impuestas por la Generalitat y las consiguientes críticas del sector, que ha calificado de «salida aceptable» este acuerdo.

El acuerdo contempla la autorización de la quema de la paja en alrededor del 50% de las casi 15.000 hectáreas de la superficie de arroz existente y, en el resto del territorio, los propietarios de las explotaciones podrán solicitar a partir del 1 de noviembre un permiso para proceder a la quema, reservándose la Conselleria el estudio caso por caso para la autorización en función de criterios sanitarios.

Más

Fotos

Vídeos