La Confederación Hidrográfica tumba el proyecto de recuperación ambiental del Magro

Cauce del río Magro a su paso por Algemesí. / lp
Cauce del río Magro a su paso por Algemesí. / lp

El Ayuntamiento afirma que recurrirá la paralización y acusa a la entidad de trabajar para el PP en el tramo final de la legislatura

MANUEL GARCÍA ALGEMESÍ.

El Ayuntamiento de Algemesí presentó un proyecto en el mes de noviembre para limpiar el río Magre y habilitar un paseo fluvial en su cauce valorado en 60.000 euros que ahora ha sido rechazado. La negativa de la Confederación Hidrográfica del Júcar a autorizar su desarrollo supondrá que el Ayuntamiento pierda una ayuda económica de hasta 50.000 euros de la Diputación de Valencia.

El equipo de gobierno local ha anunciado que va a presentar un recurso de reposición a la resolución de la CHJ puesto que no comparte en absoluto la argumentación con la que sostienen la negación.

El argumento de la CHJ para negar la viabilidad del proyecto, señalaron desde el Ayuntamiento, es que «supone una peligrosidad para las personas ante la ocurrencia de fenómenos de precipitaciones». Dicha justificación, a ojos del Ayuntamiento, resulta absurda puesto que el acceso peatonal al río ya es una realidad con independencia de que se construya un paseo fluvial o no. Además de que, por lo que a la peligrosidad se refiere, es mucho peor no limpiar el río.

La CHJ, institución que depende del gobierno de España, es la competente y responsable de mantener limpio el cauce del río Magre y de realizar actuaciones de mejora pero ante su pasividad y nula acción, la concejalía de Medio Ambiente, preocupada por el lamentable estado del río, redactó un proyecto de recuperación que, para sorpresa de todos, no verá la luz por el bloqueo de la entidad estatal al paseo fluvial.

La alcaldesa, Marta Trenzano, ha asegurado que «no nos sorprende que ante el inminente fin de la legislatura el PP utilice las instituciones para obstaculizar proyectos importantes y necesarios en los municipios en los que no gobierna. Estamos acostumbrados al despotismo de la derecha pero anteponer intereses electoralistas al desarrollo sostenible de los pueblos y ciudades es ruin y malicioso».

Cabe destacar, según el Consistorio, la diferencia de prioridades y maneras de actuar de la CHJ y la Diputación de Valencia. Según ha explicado el concejal de Medio Ambiente, Pau Montalvà: «Mientras la entidad estatal, dirigida por el gobierno de España, nos niega un proyecto de mejora del río la realización del cual debería ser su responsabilidad, la Diputación de Valencia ofrece ayudas a los municipios para que podamos llevar a cabo el trabajo que la Confederación no hace».

Montalvà ha manifestado que «curiosamente, la Confederación nos autoriza a limpiar el río sabiendo que esa tarea es responsabilidad suya y, en cambio, nos niega la posibilidad de realizar una actuación de acondicionamiento de las especies arbustivas que elimina las exóticas y apuesta por especies de ribera».

El concejal ha añadido que los trabajos que se querían desarrollar «comprendían desde el colegio Hermanos Maristas hasta el río Júcar abarcando un total de 11,38 hectáreas así como la construcción de un paseo fluvial de 2,4 kilómetros en el cauce del río. Un proyecto de coste 0 para la CHJ».

Pau Montalvà ha concluido que «nos da la sensación de que la Confederación Hidrográfica del Júcar prefiere dejar morir el río antes que empezar el debate de qué hacer con él y nos pone excusas no justificadas y que en absoluto se ajustan a la realidad».

Más

Fotos

Vídeos