La comarca inicia la anhelada conversión del antiguo trazado del 'trenet' en vía verde

En la antigua estación de la Barraca se ha mostrado el proyecto de la vía verde que se está ejecutando. / a. t.
En la antigua estación de la Barraca se ha mostrado el proyecto de la vía verde que se está ejecutando. / a. t.

En primer lugar se está conectando la estación de la Barraca con Carcaixent y Alzira y en 2018 continuará hacia la Safor

A. TALAVERA LA BARRACA.

Casi medio siglo después de que el trenet dejara de funcionar entre Carcaixent y Dénia se ha iniciado un nuevo viaje por este recorrido. Y es que han comenzado las obras para convertir su antiguo trazado en una vía verde que una la Ribera con la Marina, es decir, el interior con la costa.

Esta primera fase que finalizará en los próximos días consiste en unir Alzira y Carcaixent con la antigua estación de la Barraca d'Aigües Vives. Para ello se instalarán paneles informativos y señalización para explicar el valor de esta ruta natural desde la estación de tren de Carcaixent a la Barraca. Además, desde la Barraca también se están realizando tareas de recuperación del trazado.

«Esta primera fase se engloba dentro del Plan de Dinamización Turística y cuenta con un presupuesto de unos 90.000 euros que aportan a partes iguales la Diputación, la Agència Valenciana de Turisme y el Consorci», explica el presidente de la Mancomunitat de la Ribera Alta, Txema Peláez.

La intención es seguir invirtiendo en este proyecto los siguientes años con las aportaciones de este plan y conseguir crear esta vía desde Carcaixent hasta Tavernes de la Valldigna.

El siguiente tramo que se ejecutará durante 2018 se creará la vía verde entre la Barraca y el término de Benifairó. En este caso, la Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio invertirá 750.000 euros para llevar a cabo estos 5,4 kilómetros.

«Estamos a la espera de recibir la actualización del proyecto para licitarlo cuanto antes. Entre todas las administraciones podemos conseguir llegar hasta Dénia que son unos 50 kilómetros y podríamos solicitar ayuda de fondos europeos que les interesa este tipo de actuaciones», señala el secretario autonómico de Infraestructuras, Paco Signes.

El objetivo de crear esta ruta ciclopeatonal es fomentar la movilidad sostenible entre municipios y entre comarcas, porque se une también la Ribera con la Safor, pero también proteger el paisaje agrícola y aumentar la oferta turística en la zona.

«Se trata de crear turismo en clave comarcal, nosotros tenemos de todo para disfrutar durante todo el año y esperamos que se sigan haciendo proyectos de este tipo. Un turismo que sirva para que se recorran diversos municipios y se pueda parar donde quiera y se haga gasto. Acabar en otro punto la ruta sin generar residuos ni contaminación», apunta la diputada de Turismo, Pilar Moncho.

Y es que esta vía verde que se está creando tiene en cuenta la accesibilidad a través de las Cercanías, desde Alzira y Carcaixent, para finalizar en Tavernes y que se pueda regresar al punto de origen en tren.

«Es necesario vertebrar el territorio para dar a conocer la importancia de la unión entre municipios», destaca el alcalde de Alzira, Diego Gómez.

Precisamente, la colaboración entre municipios y administraciones ha dado lugar a que esta ruta verde sea una realidad ya que la inversión, en sus diferentes fases, saldrá de todas las instituciones implicadas, locales, provinciales y autonómica.

Por el momento, la ayuda estatal todavía no ha llegado pese a que los responsables de la Mancomunitat y los municipios se reunieron con representantes del Ministerio.

«Tras esta reunión, lo vimos todo muy negro y por eso decidimos empezar a actuar desde aquí», comenta la alcaldesa de la Barraca d'Aigües Vives, Verónica Almunia.

Pese a la negativa inicial del Ministerio, los responsables comarcales no descartan volver a solicitar que se involucre al tratarse de un proyecto que beneficia a muchos municipios y que puede convertirse en un atractivo para turistas.

Este proyecto surge de la idea de recuperar el antiguo trazado de la vía estrecha que unía Carcaixent con Dénia. El conocido como 'trenet' que fue muy importante durante el siglo XIX y principios del XX y el desarrollo agrícola de la Ribera. Pero en 1969 realizaba su último viaje ya que las comunicaciones por carretera eran más rentables para el transporte de mercancías.

Este tren fue un medio de transporte que marcó una época y que ha quedado grabado en la memoria colectiva de los vecinos y del que todavía se conservan algunos elementos. «La 'vieta' forma parte de nuestra historia y por ello muchos colectivos sociales se han implicado en su conservación», recuerda el alcalde de Carcaixent, Paco Salom.

Fotos

Vídeos