Los colectivos imponen sus propuestas

Caja eléctrica abierta en mitad del paseo de la Alameda./
Caja eléctrica abierta en mitad del paseo de la Alameda.

Cuanto más se extiende la demagogia asamblearia más se demuestra quién se lleva el gato al agua en estos ejercicios de supuesta democracia directa. Los tres proyectos más votados en la convocatoria de los presupuestos participativos de Vinaròs de este año han sido la construcción de una pasarela sobre el río Cèrvol, la habilitación de un circuito de ciclismo, ciclocrós y BTT alrededor de la ciudad deportiva y cubrir las pistas deportivas de un colegio. Un resultado calcado al de Xàtiva.

En tierra nos enterrarán. No hay nada más seguro que la muerte. Las estadísticas al respecto no pueden ser más fiables. Cada año fallece un número parecido de personas. Pues bien, raro es el ayuntamiento al que no le pilla el toro de la parca, aunque esté prohibido torearlos, como en Xàtiva y Canals. El concejal de Servicios Públicos Ignacio Reig admitió días atrás que el consistorio va a emprender a toda prisa la construcción de 144 nichos porque apenas quedan para dos meses. Quiera Dios que esta vez no los construyan pequeños como la última vez, que la adjudicataria (directa) de las obras quiebre y deje inconcluso el trabajo o alguna otra calamidad o las inhumaciones van a tener que ser literales.

Acertamos: el rayo cayó en San Agustín. Cuando el pasado 30 de enero LAS PROVINCIAS publicó que «un rayo que cayó casi sobre la vertical de Xàtiva (...) despertó a la mayoría de los vecinos pasadas las seis de la mañana del domingo» día 28 no nos equivocamos. Una nota oficial del Ayuntamiento de Xàtiva ha venido a confirmar posteriormente que la descarga eléctrica impactó en la base de la cúpula del exconvento de Sant Agustí, socavándola y rompiendo tejas esmaltadas azules cuya reparación y reposición supondrán un desembolso de 3.400 euros.

El COR suma y sigue. El Consorcio de Residuos (COR) continúa dando razones para el mosqueo del contribuyente. Si la semana pasada nos hacíamos eco de que sus componentes se están movilizando ante los rumores que circulan sobre su integración en la Generalidad o su posible desaparición, esta semana ha vuelto a sorprendernos anunciando un nuevo gasto que luego tendremos que pagar a escote. La contratación de un servicio de comunicación y sensibilización por el módico precio de 180.000 euros más IVA (37.800). No sabemos si para suplir la baja de Jesús Badenes o a mayor abundamiento. En cualquier caso, suma y sigue.

Xàtiva tira por bajo en los cálculos. El Consell de Alberto Fabra le hizo un regalo envenenado al Ayuntamiento de Vila-real, ciudad en trámite de hermanarse con Xàtiva. Le transfirió la gestión del centro de tecnificación deportiva en el que la Generalidad de Camps invirtió 28 millones de euros a mayor gloria de un paisano, el entonces conseller o presidente de las Cortes Alejandro Font de Mora. Y ahora se encuentra con que el mantenimiento le supone un desembolso anual de 350.000 euros y lleva dos años intentando que la actual Conselleria le concrete la cesión por un mínimo de 10 años para poder, a su vez, arrendar lo que iba a ser residencia de estudiantes y la cafetería para aminorar el gasto. Especialmente tras convencerse de que los acuerdos con los municipios vecinos o con la UJI no terminan de dar el resultado deseado. El alcalde Cerdà, en cambio, todavía confía en que la afluencia de vecinos de la comarca le permitirá reducir los gastos de mantenimiento de la piscina de Les Pereres a 60.000 euros anuales. Poco nos parece si tenemos en cuenta que en el centro de tecnificación de Vila-real sólo están en uso la piscina, el gimnasio y, en contadísimas ocasiones, el pabellón polideportivo. Es 5,83 veces menos que lo que le cuesta al consistorio de La Plana.

El Ayuntamiento no puede prohibir los toros. La sentencia del TSJCV por la que se condena al Ayuntamiento de Villena por denegar la plaza cubierta a una peña taurina local para la celebración de una corrida de toros a beneficio del asilo de la localidad tendrá consecuencias nefastas para el gobierno de Roger Cerdà si la Penya Socarrats la esgrime en alguno de los recursos que aseguró en su día haber interpuesto. La más alta instancia judicial valenciana es muy contundente al respecto. La potestad de decidir en cuestiones taurinas es estatal y un ayuntamiento no puede impedir arbitrariamente el uso y disfrute de instalaciones municipales por razones subjetivas.

El Santander cumple: Adexa, no. Tiempo le ha faltado al Banco Santander para comprender la seriedad de la observación que le hicimos desde esta columna y dejar el bajo donde estuvo el Banesto limpio como una patena. A eso se le llama capacidad de respuesta y no lo que tienen otros. ¿Quién creerán, sin embargo, que ha sido la primera en ensuciar la ahora resplandeciente esquina de Carlos Sarthou con la Alameda pegando un cartel, aunque sea con celo? Quien más debería oponerse a estas intrusiones: Adexa promocionando la feria de oportunidades.

Druni renovará Alameda, 16. Druni ha renunciado a cerrar la tienda de Albereda Jaume I, 16 para someterla a una profunda reforma, como había previsto en principio. Y en vez trasladar a las empleadas a reforzar los equipos que los establecimientos de la avenida de Gregorio Molina y del centro comercial hasta que concluyeran los trabajos de acondicionamiento del local que durante tantas décadas ocupó la ferretería Molina, lo irá poniendo al día por fases, sin cesar la actividad. El Percebeiro, por su parte, ha terminado poniendo un rótulo en el escaparate de la cerrada tienda de Canónigo Cebrián 26 indicando a sus clientes que, de ahora en adelante, les atenderán en el restaurante del mismo nombre de Botigues 26. Un chaflán que lleva tiempo en alquiler a pesar de que se encuentra en un transitado punto es el de la esquina de Padre Claret con Gregorio Molina. El otrora supermercado Oltra se encuentra vacío desde que cesó en su actividad Molt de gust, una tienda de dulces y chucherías.

Las reformas reactivan la construcción. Buena parte del repunte de la actividad en el sector de la construcción se debe, precisamente, a las reformas y las rehabilitaciones. Una de las fachadas que están siendo repristinadas estos días es la de uno de los edificios más singulares de la ciudad, el de Botella. Una finca de estilo modernista construida en 1906 a instancias del empresario Hilario Botella Satorres que consta de tres plantas y desván, con un mirador cilíndrico en la esquina de la Alameda con el Portal del Lleó. Otra pertenece a un inmueble situado en punto aún más estratégico a efectos circulatorios por cuanto se halla en la salida de la ciudad, en la calle Maulets.

Punto de recarga. El concejal de Tránsito, Aparcamientos, etc. Miguel A. Lorente podría habernos ahorrado la suma que ha de haber invertido en la todavía inconclusa construcción de un punto de recarga de coches eléctricos en el cruce de la Baixada del Carme. Avenida de Selgas adelante, es decir no muy lejos de allí, pero en un punto donde desentonaría menos que ante el antiguo hotel Españoleto, frente a la Font del Lleó (1618) y la modernista Casa Botella (1906), existen varios arcones de electricidad que igual servían para ello. En el que está completamente desvencijado entre el Moncho y Los Arcos cualquier día se producirá una desgracia infantil o juvenil y será el llorar y el crujir de dientes.

Fotos

Vídeos