El cartel de EU instaba a deshonrar estatuas

A la izquierda, miembros de Xateba durante su controvertida acción y arriba, el cartel original de Esquerra Unida que invitaba a la participación en este acto. / lp
A la izquierda, miembros de Xateba durante su controvertida acción y arriba, el cartel original de Esquerra Unida que invitaba a la participación en este acto. / lp

La vicepresidenta de Xateba Fina García declaraba en la edición de LAS PROVINCIAS de ayer que agredir monumentos protegidos por la Ley de Patrimonio no fue premeditado. Se le ocurrió «sobre la marcha» al piquete de extensión de la huelga del día 8 que actuó el sábado en Xàtiva. Sin embargo hay detalles que apuntan a que la colocación de delantales a los contados hitos que posee la ciudad fue premeditada. Entre las personas que saltaron el barandal para profanar las estatuas de Calixto III y Alejandro VI situadas en el atrio de la colegiata, un monumento nacional, figuraba, desempeñando un relevante papel, el concejal Miguel Alcocel. Y se da la casualidad de que Alcocel Maset es miembro de EU, único partido o colectivo que convocó desde su órgano de expresión a participar en la 'Ruta 'Reboliquem el món'' mediante un cartel en el que aparecía la escultura del Españoleto con un delantal morado alusivo a la fecha de la protesta. Cartel que, por vergüenza torera, fue retirado ayer ante las adversas reacciones que despertaron estas gamberradas. Unas trastadas de las que no se libraron ni la fuente barroca del protoecologista Sant Francesc, ni la de los Peixets o el monumento a Raimon. Por último, responsabilidad del concejal correspondiente es el uso que las entidades hagan de las instalaciones que les cede el consistorio para su disfrute. De la Casa de la Dona salió la pancarta 'Destruïm el que ens destrueix' que precedió al piquete que cometió estas fechorías. Y de la Casa de la Dona, un empeño personal de Cesca Chapí (EU), salió también la escalera con la que una de las feministas que se encaramó al pedestal de Alejandro VI pudo subir al del Españoleto.

El PP abandona la comisión de Patrimonio. El PP condenó ayer esta «falta de respeto» a los bienes histórico-artísticos setabenses. Acusó al Tripartito, con mención expresa al concejal de Participación Ciudadana, de «complicidad» con esta violación de la ley. Y comunicó por escrito al alcalde, Roger Cerdà, su decisión de abandonar por ello la comisión mixta de Patrimonio. Dos días después, también, Xateba colgó una nota en su tablón de anuncios en la que lamentaba que «mujeres que se levantan luchadoras contra las discriminaciones y la violencia machista» se acuesten «siendo unas vándalas, culpables de allanamiento. Hay quien prefiere defender estatuas sin alma de amenazas imaginarias que a mujeres con alma, maltratadas y olvidadas». No había dicho de todos modos su última palabra. A les 18:56 distribuyó una circular en la que obviaba la polémica y cargaba ácidamente contra el ayuntamiento por dos razones de peso. Mantener el descuento a quienes secunden la huelga y no suspender la inauguración de una «Exposición artística en san Domenech» (sic).

Compromís se reconcilia con el convento. La concejala de Parques y Jardines Pilar Gimeno no quería que el pecado que cometió al desaconsejar la colocación del Ángel de la Anunciación en el belén gigante de la Alameda pesara sobre su conciencia y realizó el otro día un gesto que a buen seguro le será tenido en cuenta en el valle de Josafat. Donó los 325 euros recogidos en las fuentes y estanques del pesebre por el personal de la brigadilla que comanda Pere Pau Ibáñez a Gent de la Consolació. Un donativo que la habrá reconciliado con la madre superiora de dicho convento. Doña Áurea Sanjuán Miró no dudó en salir a la palestra para afearle su decisión. Cosa que no había hecho en su monacal vida.

10 colocados en 2,5 años. La concejala de Bienestar Social Xelo Angulo no deja de sorprender al respetable. Mientras otros disimulan cómo engordan el capítulo de personal a costa del erario municipal, provincial, autonómico o nacional ella presume de hacerlo. La semana pasada explicó, por si alguien no se había dado cuenta de por qué baja el paro en la ciudad, que la plantilla de su departamento, que al principio del mandato constaba de 11 personas, ha pasado a ser de 30, superando la ratio de trabajadores sociales por habitante.

Un ahorro debido a un cálculo optimista. Con razón el concejal de Hacienda de Xàtiva Ignacio Reig admite por qué la mayor reducción en los gastos al cierre del presupuesto municipal de 2017 se ha producido en el capítulo de personal. Obedece, no a un ahorro real, sino a «la generosidad de las previsiones iniciales». Reig Sanchis dixit.

Fotos

Vídeos