Carlet impulsa una mesa por la mejora del río Magro

Un instante de la reunión.
Un instante de la reunión. / lp

Las poblaciones cercanas se unen para realizar actuaciones como la limpieza y recuperación de la senda fluvial

REDACCIÓN ALZIRA.

Alcaldes y concejales de Alfarp, Llombai, Benimodo, l'Alcúdia, Guadassuar y Carlet se reunieron en Carlet para establecer una hoja de ruta con el fin de actuar de manera coordinada para mejorar el estado del río Magro. Una iniciativa que cuenta con el apoyo de otros ayuntamientos como el Catadau o Algemesí que también estaban convocados a esta reunión y que están interesados en la mejora de este ecosistema que vertebra el territorio parte del territorio de la Ribera.

En esta primera mesa se presentaron las diversas acciones que se están realizando en las distintas localidades para establecer la hoja de ruta que de manera coordinada posibilite la mejora del río. Aunque la responsabilidad sobre el río recae en la Confederación, desde los Ayuntamientos y desde la misma ciudadanía se pueden realizar tareas que ayuden a garantizar el buen estado y funcionamiento del río.

En primer lugar, se plantea la posibilidad de realizar tareas de limpieza y eliminación de residuos de las márgenes del río a su paso por las diferentes localidades y recuperar el bosque de ribera característico de este ecosistema, con especies autóctonas de la Ribera del Júcar para el que habrá que realizar el plantel. Es por ello que se definieron las diferentes zonas de bosque de ribera existentes para consolidarlo y protegerlo, controlando la evolución y desarrollo de la vegetación alóctona como cañaverales y eucaliptos.

Por otra parte, se propuso la recuperación y uso de la senda fluvial, mediante la coordinación de las tareas a realizar por los diversos ayuntamientos. De esta forma se podría recorrer de forma continuada todas las poblaciones de la ribera del Magro y enlazarla con otras rutas. Esta senda está conectada ahora mismo con las diversas localidades por los caminos rurales de uso principalmente agrícola, aunque ahora mismo se encuentra interrumpida.

Los representantes asumieron que hay una labor de concienciación social, que se debe realizar también, adquiriendo una nueva cultura del agua que dé importancia al río como un ecosistema vivo que proporciona recursos más allá del agua. La mesa del Magro se presentó así como una herramienta de coordinación supramunicipal capaz de generar estas inercias para este objetivo común. Varias localidades se han interesado ya en participar en la siguiente cita, tras el verano.

Fotos

Vídeos