Càrcer plantará especies en peligro de extinción en el cauce del río Sellent

El objetivo de la actuación, que contará con la ayuda de la Corporación provincial, es evitar que reaparezcan plantas invasoras

REDACCIÓN ALZIRA.

El río Sellent ha sido objeto de una profunda restauración ambiental desde que a finales de 2015 la Confederación Hidrográfica del Júcar iniciara los trabajos de retirada de la caña invasora Arundo donax que invadía ambos márgenes del cauce. Tras esa primera actuación, el Ayuntamiento puso en marcha un programa de restauración ambiental del río en colaboración con la Fundación Limne, entidad dedicada a la conservación de ríos y a la participación ciudadana. En breve se iniciará un nuevo proyecto en el que se invertirán 40.000 euros y que pretende conseguir que la zona próxima al puente que une Càrcer y Cotes se convierta en un paraje en el que se puedan realizar actividades ciudadanas.

La Fundación Limne asesoró en la primera fase y lo volverá a hacer ahora en materia del protocolo para restaurar el río y puso en marcha varias acciones de voluntariado para replantar con vegetación autóctona que, en este caso, hubo que escoger con tino, al tratarse de un cauce muy particular, dada su salinidad. El Ayuntamiento, por otro lado, puso en marcha nuevos puestos de empleo ligados al río, dedicando varios jornales al mantenimiento del cauce.

Josep Botella, alcalde de Càrcer, explica que desde el primer momento «nuestra preocupación no se limitó sólo a acondicionar la zona, sino que era prioritario planificar una actuación que incluyera el mantenimiento, a fin de evitar que proliferen de nuevo las cañas invasoras». Para ello se establecerán especies como la boga, tamarindos, juncos o adelfas, algunas en peligro de extinción y propias de la zona, con el objetivo de que supongan una competencia natural para la invasora caña.

La buena marcha del proyecto ha movilizado al Ayuntamiento para seguir apostando por el río Sellent y ahora la restauración se realizará sobre una zona de unos trescientos metros, donde se acometerá una mejora del uso público, facilitando el acceso y la información ambiental. Esta nueva fase del proyecto se llevará a cabo gracias al apoyo económico de la Diputación de Valencia para la restauración ambiental de espacios municipales. Las obras de acondicionamiento se han asignado a la empresa Sellent Urbana mediante concurso público, que se suma a este proyecto en el que se seguirá contando con el apoyo técnico y de dinamización de la Fundación Limne.

Fotos

Vídeos