JM Calabuig sopesa medirse a X. Simón

Pleno en el que se aprobaron las bonificaciones para las bandas .

El exalcalde de Xàtiva Josep Miquel Calabuig sopesa pros y contras de optar a la secretaría general del PSPV de las comarcas de La Costera y La Canal. Se enfrentaría a Xavier Simón Alventosa, en caso de que éste se presentara a la reelección. «Por el partido y sin cobrar», ha asegurado irónicamente a LAS PROVINCIAS que podría ser su lema, hastiado como ésta de que abunden a los que concurren a los comicios orgánicos con un objetivo primordial: opositar a algún cargo público o parlamentario.

Suñer acude a la 'dansà' de la Virgen El órgano de expresión de Compromís, aparte de estar un poco dejado de la mano de Dios, o, si lo prefieren, del demonio, está de lo más ecléctico. Igual se hace eco de comentarios extemporáneos del presidente de las Cortes Valencianas Enric Morera -que pía como si fuera Donald Trump, a quien seguramente criticará por hacer lo mismo que él- que de un socio de gobierno, Jordi Estellés (PSPV). Los de la portavoz municipal Cristina Suñer, en cambio, permiten saber que, aunque no vayan a las procesiones, los nacionalistas sí acuden, como espectadores, a algunos actos píos, como la 'dansà' en honor de la patrona de Xàtiva.

La munificencia del munícipe. Sí que queda bien 'Quedabé', como también llaman algunos de sus camaradas al alcalde de Xàtiva. En los últimos siete días el pleno ha refrendado la declaración de La Primitiva y La Vella como bienes de inmateriales de relevancia local, gracias a la cual obtendrán una bonificación del 95% del IBI y otros beneficios fiscales, fundamentalmente. Y, por otro lado, ha mejorado las condiciones laborales de los empleados municipales equiparando a funcionarios y contratados.

De gourmet, nada. El alcalde anunció que en los jardines de José Espejo se iba a instalar en esta feria «una zona gourmet». Ocurre, sin embargo, que, según la RAE, un gourmet es «una persona de gustos exquisitos en lo relativo a la comida y a la bebida». De modo y manera que o ha cambiado de parecer sobre la marcha o nos vendió gato por liebre. Porque, no es por desmerecer a la empresa que se dedica a montar y explotar este tipo de eventos, pero lo que tendrá lugar en la Glorieta es una fiesta de la cerveza vulgar y corriente. Un sarao que dejará un recuerdo imperecedero en la memoria del vecindario más próximo, habida cuenta que empezará el 11, tres días antes que la feria, con una sesión de pinchadiscos y no terminará hasta bien entrado el día 20, con mucho chumba chumba entre medias. Y un horario de lo más elástico y temible: «de 18:00 a cierre», según el programa.

Vías de evacuación aseguradas. 'Tardeo cervecero' por aquí, 'tardeo cervecero' por allá. Una incitación al alcoholismo impropia de los que luego hacen bandera del animalismo y del fomento del deporte. Menos mal que este año las vías de evacuación estarán oportunamente señalizadas, que si no, a saber dónde evacuaría consultas el público que frecuenta este tipo de festejos. La cerveza pide paso en minutos. Y los aficionados se la beben a litros en un santiamén. ¿Habrá tenido en cuenta esta eventualidad Juli Verger? Denlo por seguro. Acaba de asegurar que no ha hecho otra cosa este año más que pensar en las Nits al Castell y en la feria.

Fotos

Vídeos