Alzira sanciona a tres empresas agrícolas por verter pesticidas a la red de agua

Diego Gómez y Pep Carreres hacen balance de la gestión del departamento de Agricultura. / a. t.
Diego Gómez y Pep Carreres hacen balance de la gestión del departamento de Agricultura. / a. t.

El Ayuntamiento informa a la fiscalía sobre los almacenes que admiten naranja robada y el alcalde defiende el trabajo de Carreres

A. TALAVERA ALZIRA.

El Ayuntamiento de Alzira ha abierto expediente sancionador contra tres empresas del sector agrícola de la ciudad por verter pesticidas a la red de agua potable. Aunque las sanciones no superan los 750 euros en cada caso, el concejal de Medio Ambiente y Agricultura, Pep Carreres, señala que la voluntad de estas empresas es de normalizar la situación porque «no podemos permitir que se contamine el río Júcar».

Ésta es una de las medidas de esta concejalía para acabar con las irregularidades que afectan a empresas del sector agroalimentario. Otra ha sido comunicar a la Fiscalía, a la Conselleria de Sanidad y al área de Salud de la Ribera las sospechas sobre la receptación en algunos almacenes de la ciudad de naranjas y otras frutas robadas.

Los escritos se enviaron a final del año pasado y el día 2 de enero para intentar paliar un problema que preocupa mucho a los agricultores. De hecho, representantes de AVA-ASAJA, de la Acequia Real y de las comunidades de pozos criticaron la semana pasada la falta de implicación en este tema del Ayuntamiento de Alzira.

«Nosotros solo podemos hacer el seguimiento e informar a la Policía Nacional que es la que se encarga de la seguridad. Ellos no han comunicado que este año han bajado el número de robos y el de denuncias interpuestas por agricultores», explica el concejal Carreres.

Cabe recordar que parte del sector agrícola alcireño hizo público un manifiesto en contra de la gestión del edil y en el que se solicitaba su dimisión. El alcalde de Alzira, Diego Gómez, ha defendido el trabajo de Carreres y ha aportado datos sobre las inversiones y actuaciones realizadas en los últimos años.

Así, Gómez ha comparado la inversión general en los presupuestos en esta concejalía que ha pasado de 142.000 euros en 2013 a 178.000 euros en 2018. También ha destacado la inversión para la reparación de caminos rurales desde que se inició la legislatura en 2015, que asciende a 806.000 euros.

Otra de las críticas del sector agrario fue la falta de recursos para el insectario municipal. El alcalde ha manifestado que en 2014, el anterior equipo de gobierno, destinó 2.800 euros a este proyecto mientras que en 2017 fueron 5.680 y este año esta cifra llegará a los 8.200 euros.

«Se deberían documentar sobre todos estos temas porque además hemos reducido este año el IBI Rústica un 10% para todos los agricultores, ésta es la forma de trabajar para el sector», ha declarado el alcalde de Alzira.

Con estos datos, el equipo de gobierno ha querido responder a la solicitud de dimisión del concejal de Agricultura. «Esta forma de actuar, sin negociación y sin reuniones no es la correcta. Ferrer (portavoz de AVA Alzira) no es un interlocutor válido por poder estar influenciado políticamente», ha apuntado el alcalde.

El concejal de Agricultura ha señalado que en estos momentos hay un cambio de paradigma económico y «se debe tener en cuenta los valores medio ambientales en todos los sectores». En este sentido, ha comentado el problema de las quemas agrícolas, que en estos momentos están prohibidas temporalmente y que se espera retomar a partir del 1 de febrero. Sin embargo, ha explicado que es necesario poner en marcha alternativas ya que estas quemas están prohibidas por la PAC y además suponen un peligro por la posibilidad de incendios.

En este sentido, desde la concejalía se pretende poner en marcha este mismo año un servicio municipal de triturado de restos de poda para eliminar la quema de rastrojos.

«Estamos hablándolo con Conselleria para conseguir ayudas para que los agricultores sustituyan las quemas y quien no pueda comprar máquinas lo haga con nuestro servicio», ha concretado Carreres.

El estudio económico ya se ha realizado y se ha estimado que si la quema tiene un precio de 30 euros por hanegada, el triturado ascendería a 37 euros si se debe transportar los restos. En caso de que pueda entrar el tractor en el terreno el precio se rebajaría a 17 euros por hanegada.

«Este método es viable y positivo porque los restos se regeneran en materia orgánica que puede dejarse en el campo y sirve para estabilizar la humedad de la tierra», ha subrayado el edil. Además, Alzira va a comenzar a formar parte de los municipios generadores de biomasa para conseguir beneficios medio ambientales y económicos.

Abandono de tierras

Otro de los trabajos que se están realizando desde la concejalía de Agricultura es reducir el número de parcelas agrícolas abandonadas. Éste es un problema grave ya que causa molestias a los vecinos y además aumenta el riesgo de incendio en zonas vulnerables.

Por este motivo, en cuatro meses el Ayuntamiento de Alzira ha requerido a unos 120 propietarios la limpieza de sus terrenos. En este momento, el 42% de estos requerimientos son acatados y se procede a su limpieza. «Vamos a iniciar un proceso para los casos más preocupantes, el Ayuntamiento asumirá la limpieza y pasara el gasto al propietario», ha señalado el concejal.

Fotos

Vídeos