Alzira presenta unas cuentas «reales y transparentes» que superan los 38 millones

Desde el gobierno local señalan que el capítulo de inversiones, con 1'4 millones, subirá cuando se cierre el presupuesto del pasado año 2017

MANUEL GARCÍA ALZIRA.

El alcalde de Alzira, Diego Gómez, y el edil de Hacienda, Albert Furió, presentaron el proyecto de presupuesto municipal para 2018 entregado el pasado día 29 a la oposición y que se debatirá, y previsiblemente aprobará, en un pleno extraordinario el próximo miércoles 10.

El presupuesto supera los 38,27 millones de euros, con un incremento del 0'94% con respecto al de 2017 y los dos componentes del gobierno municipales lo definieron como «real, transparente y para seguir avanzando en nuestras políticas». Ambos remarcaron en diversas ocasiones que el presupuesto es «respetuoso con la legalidad» al cumplir cuestiones como la regla del gasto y la estabilidad presupuestaria «y demuestra que la izquierda también sabemos gestionar recursos». Como dato, resaltaron que pagan a los proveedores en un periodo de 24 días.

OTRAS NOVEDADES

uPlanes
Se prevé la creación de un plan de protección contra incendios y la actualización del plan contra inundaciones al considerar que está desfasado.
uArena
En el campo de Venecia se creará un terreno de juego para practicar deportes sobre esta superficie como el voley playa.
uDesfibriladores
El coste de estas máquinas para salvar vidas ronda los 372.000 euros.

También resaltaron el descenso de los impuestos directos municipales con un descenso del 2% para todos los recibos o la reducción de la deuda municipal «que ha pasado de los 16 millones cuando entramos en el Ayuntamiento a los actuales 10, por debajo del 25% y muy lejos del límite legal del 75%»,

Sobre el capítulo de inversiones, Gómez y Furió remarcaron que la cifra inicialmente incluida, de 1,41 millones de euros, se verá incrementada cuando se dé a conocer el resultado final del presupuesto de 2017, algo que se sabrá a principios del mes de marzo. Así, desde el Consistorio están a expensas de las ayudas que puedan llegar desde organismos como la Diputación de Valencia o del dinero que puedan obtener por la venta de patrimonio municipal.

Una de las inversiones estrella para el gobierno municipal es el Casal Jove, donde se prevé una inversión de 300.000 euros para dejarlo «diáfano» cuando finalice la legislatura.

El Ayuntamiento también desea poner en marcha un comedor social e impulsará la creación, «por primera vez», de una brigada forestal compuesta inicialmente por tres personas para efectuar labores de cuidado del medio ambiente como la limpieza de parcelas.

Una de las cuestiones que deberá resolver el gobierno municipal en el nuevo año es de la gasolinera de la avenida Luis Suñer. A expensas de que se concrete quién paga la descontaminación tras el cierre del negocio, cuyo coste podría rondar los 180.000 euros, el Ayuntamiento ya tiene el dinero para la compra del terreno en el que se impulsará una iniciativa en forma de parque o zona verde, lo que decidan los vecinos en una futura consulta.

Las cantidades que recibirán diferentes organismos de la ciudad también fueron explicadas por el alcalde y el concejal. De este modo, la Junta Local Fallera recibirá 160.000 euros, la misma cantidad que en 2017. También habrá otros 30.000 euros para un concurso de indumentaria. Las fiestas de Sant Bernat recibirán 220.000 euros (30.000 más que el pasado año), la Junta de Hermandades y Cofradías recibirá 45.000 euros, la Coordinadora de Fiestas de Barrio otros 36.000 mientras que a la Cabalgata de Reyes se destinarán 45.000 euros.

La mayor parte del presupuesto, el 46%, se destina al capítulo de personal, con un incremento de 800.000 euros con respecto a 2017 debido al incremento para toda la plantilla del 1'5%, la creación de la figura de gestor que equipara a administrativos con auxiliares, la garantía del equipo de atención de Servicios Sociales y la creación de la brigada forestal. A gasto corriente se destina otro 38'7% del presupuesto de 2018.

Fotos

Vídeos