Alzira limpia acequias y alcantarillas para reducir el riesgo en caso de fuertes lluvias

Operarios realizan tareas preventivas para reducir los efectos en caso de lluvias. / lp
Operarios realizan tareas preventivas para reducir los efectos en caso de lluvias. / lp

Las labores de prevención también incluyen pruebas de funcionamiento de las compuertas del puente de Xàtiva

LAURA BOSCÁ ALZIRA.

El Ayuntamiento de Alzira, desde las concejalías de Gestión Urbanística y Servicios Públicos, junto con Aigües de València, empresa concesionaria de los servicios de agua potable, alcantarillado y del abastecimiento del municipio, han definido el protocolo de actuación para la prevención de las inundaciones, tanto en fase preventiva como correctiva.

Como cada año al finalizar agosto, se realizan una serie de medidas preventivas, independientemente de la situación meteorológica, que consisten en pruebas de funcionamiento de las compuertas del Pont de Xàtiva o la limpieza de las acequias del Camí de l'Arena, que arrastra, precisamente, toda la arena desde la Casella, así como de las alcantarillas de la calle Gandía.

También otro de los puntos neurálgicos en caso de inundaciones es la zona de Les Bases, que se encuentra a la espera del proceso de licitación de la obra para construir un colector y así evitar las constantes inundaciones durante las épocas fluviales que afectan gravemente a la población y comercios del lugar.

En palabras Fernando Pascual, concejal de Gestión Urbanística y Servicios Públicos, «la obra es muy posible que en septiembre u octubre ya se haya adjudicado a la empresa que la vaya a llevar a cabo ya que es un tema que nos apremia y nos preocupa pero que también depende de la Generalitat». El concejal incide en que esta actuación se licitó distintamente entre proyecto y obra, lo que también ha hecho que los plazos se alarguen pero esto es una «muestra de nuestra transparencia».

Pascual también recuerda que «en el momento en el que accedimos al gobierno nos sentamos con los responsables de la empresa de mantenimiento del alcantarillado de Alzira y comenzaron las tareas de limpieza de todas las alcantarillas de la ciudad, el cual no se realizaba, con el consiguiente peligro que esto comporta en caso de fuertes lluvias».

Este protocolo incluye medidas que se han de realizar en caso de que se produzcan lluvias torrenciales, así como la coordinación de todas y cada una de las tareas por parte del Ayuntamiento y Aigües de València, entre las que se incluye la definición y coordinación de los trabaos y de los medios humanos y materiales que se crean necesarios, estableciéndose un gabinete de crisis que será dirigido por el Ayuntamiento, siendo el encargado de transmitir la situación, advertencias o recomendaciones a la población.

Otras medidas que también se pondrían en marcha si se llegara a esta situación sería, primero, medir el incremento del nivel del agua en varios puntos como Tulell o el Hotel Reconquista, y, de ser así se pasaría a otro tipo de acciones tales como la apertura de varias alcantarillas que constituyen 'puntos calientes' por inundarse fácilmente.

Entre ellos, uno de los tramos de la carretera de Gandía, a la altura de la antigua Avidesa, o el barranco de la Casella, donde también se realizaran pruebas previas para constatar el buen funcionamiento de sus compuertas.

Una zona también controvertida, ya que las opiniones en cuanto al estado del barranco son dispares, defendiéndose su gran cantidad de cañas por un lado y, por otro, con grandes quejas sobre su 'dejadez', en el que se puede observar grandes manchas de moho y agua estancadas que «nos gustaría poder limpiar pero que nos es imposible dado que se refiere a una competencia de la Confederación Hidrográfica del Júcar», concluye el concejal.

Más

Fotos

Vídeos