Alzira contará con un muelle en el Júcar dentro de las acciones para «dignificar» el río

La consellera de Agricultura y el alcalde de Alziar en el inicio del descenso por el Júcar/ lp
La consellera de Agricultura y el alcalde de Alziar en el inicio del descenso por el Júcar / lp

Por tercer año, el Ayuntamiento ha organizado el descenso en piragua que no ha podido completarse por la falta de limpieza

LAURA BOSCÁ ALZIRA.

Por tercer año consecutivo la localidad de Alzira ha celebrado el descenso del río Júcar, actividad promovida por el Ayuntamiento de Alzira y que persigue reconocer el papel de este caudal como elemento vertebrador y representativo, no sólo de Alzira, sino de la comarca de la Ribera en su conjunto.

Una iniciativa que se está llevando a cabo con proyectos como la creación de un muelle y un hangar para las piraguas, que se espera que pueda ser una realidad durante el mes de septiembre con el beneplácito de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ).

Otro de los temas que también atañen a la CHJ y que se ha convertido en protagonista de este descenso es la limpieza y acondicionamiento de Júcar, que ha impedido que tanto la consellera de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural, Elena Cebrián, junto al alcalde, Diego Gómez, el diputado del área de Medi Ambiente, Josep Vicent Bort, y otros miembros del Ayuntamiento, pudieran realizar este recorrido de cinco kilómetros debido a los obstáculos encontrados en el río.

Los clubes de piragüismo de Antella y de Alzira han sido los encargados de suministrar el material y dirigir las embarcaciones en un recorrido que ha salido del término de la Almúnia y que estaba previsto que acabara una hora después junto al Pont de Ferro. Debido a esto, los participantes han tenido que deshacer el camino y volver a contracorriente al punto de partida a causa de las cañas y la suciedad que impedían el paso de las embarcaciones.

Este hecho viene a confirmar, en palabras de Diego Gómez, «que no todas las administraciones 'remamos' en la misma dirección», lo cual evidencia la necesidad de actuaciones por parte de la Confederación Hidrográfica del Júcar, quien tiene las competencias en materia de limpieza del lecho del río, para así poder preservarlo en buenas condiciones para su uso público y ambiental .

Y es que uno de los objetivos del actual equipo de gobierno es conseguir la recuperación del río para que la ciudad la incluya como un elemento más del que poder disfrutar El Ayuntamiento de Alzira, ha organizado esta actividad con la finalidad de «dignificar» el papel del Júcar y reivindicar su uso para actividades recreativas y deportivas, como el piragüismo. Actividades que como se ha demostrado con el descenso de los responsables todavía no se pueden realizar con garantías.

El alcalde ha aprovechado para trasladar a la consellera otras inquietudes medioambientales de la ciudad como el Programa Integral de Modernización y Prevención de la Murta. Mediante este plan, que dará inicio en noviembre cuando la consellera vuelva a visitar la localidad y, más concretamente, la Murta y la zona de la Vall, se pretende dar inicio a una modernización de los riegos, una producción agrícola mas ecológica, un nuevo sistema de prevención de incendios y demás actuaciones que serán posibles gracias a las ayudas europeas «que esperamos poder tener en breves».

Los núcleos de acción serán tanto los parajes de la Murta y la Casella como el mismo río Júcar, en un intento del Ayuntamiento por «mojarse por la naturaleza y un medio ambiente sostenible», en palabras del alcalde Gómez.

Tanto desde la Generalitat como la Diputación se está colaborando también en este proyecto de recuperación del Júcar. Concretamente la Conselleria lo hace a través del Centre pera a la Investigació i Experimentació Forestal (CIEF) de la Comunitat Valenciana, facilitando las plantaciones para la recuperación del río que implica a los colegios de Alzira y a la Fundación Limne y que este año abordaba nuevas zonas y más colegios de la ciudad.

Las tres administraciones, Generalitat, Diputación y Ayuntamiento, han acordado trabajar conjuntamente en la implementación de estas actividades e iniciativas, reivindicando que «el río Xúquer es un regalo de la naturaleza al que no se le puede dar la espalda. Las próximas generaciones y también las presentes han de ver y vivir el río como el importante recurso natural que es, y aprovechar su valor natural y patrimonial, apuntaba el diputado Josep Bort.

El responsable del área de Medio Ambiente ha incidido en que el equipo de gobierno «ha identificado la necesidad de dinamizar este entorno y con los esfuerzos conjuntos de todos las administraciones, Alzira y las inmediaciones del río Júcar serán un lugar mejor para vivir, con mejores condiciones ambientales y mayores oportunidades recreativas para toda la ciudadanía. Una nueva hoja de ruta donde el río jugará un papel muy relevante», concluía el diputado.

En este sentido, el área de Medio Ambiente ha aprobado la concesión al Ayuntamiento de una subvención de cerca de 50.000 euros, del Programa de recuperació d'Espais Degradats, para la recuperación de la vegetación de ribera en el tramo que va desde el Pont de Ferro al recinto ferial, ámbito en el que se han encontrado recientemente ejemplares de la 'Herba sabonera', planta que históricamente se ha utilizado para hacer jabón cuando no se conocía la sosa cáustica y la producción era artesanal.

Fotos

Vídeos