Alzira compra la gasolinera de Luis Suñer para convertirla en un espacio público en 2018

El concejal Fernando Pascual, junto a la gasolinera. / lp
El concejal Fernando Pascual, junto a la gasolinera. / lp

El Consistorio inicia la resolución de un problema que se arrastra 15 años e impulsará en la zona el proyecto que los vecinos decidan

M. GARCÍA/A. TALAVERA ALZIRA.

Diversas manifestaciones a las puertas de la instalación y múltiples quejas por todas las molestias generadas en las dos últimas décadas. Los problemas de la gasolinera situada en la avenida Luis Suñer están más cerca de poder ser un mal recuerdo para los vecinos de la zona tras el acuerdo alcanzado y anunciado en la jornada de ayer por parte del Ayuntamiento de Alzira.

Fernando Pascual, concejal de Gestión Urbanística, anunció que han llegado a un acuerdo que supondrá la solución para el problema de contaminación del subsuelo que se ha padecido en los últimos años en la avenida Luis Suñer y que los vecinos han denunciado de manera reiterada.

Pascual explicó que solucionar este problema, «que se arrastra más de 15 años en la ciudad de Alzira, ha sido una de las prioridades de este equipo de gobierno» y ahora se ha podido anunciar esta resolución.

De este modo, antes de que finalice este año, se firmará el acuerdo de compraventa por el cual el Ayuntamiento adquirirá las instalaciones.

El acuerdo, según explicó Pascual, incluye la entrega de una cantidad económica, que el responsable municipal no quiso especificar, al propietario, y que el propio Consistorio se haga cargo de la descontaminación de la zona.

Respecto a este último aspecto, Pascual señaló que en una reciente reunión con el director general de Cambio Climático, se consideraba, según la valoración efectuada en el año 2008, que la descontaminación de la zona podría costar a las arcas municipales alrededor de 180.000 euros.

Esta cantidad, sin embargo, podría variar y se deberá determinar más exactamente una vez que los técnicos municipales entren en las instalaciones, una vez que se produzca la compra, y analicen el estado exacto en que se encuentra el subsuelo de esta céntrica zona de la capital de la Ribera Alta. «Los técnicos deberán determinar cuál es el actual nivel de contaminación», explicó el concejal responsable del área, quien se mostró satisfecho por poder zanjar los problemas en forma de olores de los hidrocarburos y la contaminación del suelo.

Aunque en principio no queda nada de gasolina en el interior de los tanques, se deberá determinar si ha habido alguna filtración o si existe algún tipo de contaminación en la zona, ya que los técnicos municipales, según manifestó Pascual, no han analizado las instalaciones desde junio de 2015, hace algo más de dos años.

La mejora de este espacio supondrá, según el concejal, «la dignificación del entorno de una de las avenidas principales de nuestra ciudad».

Ya para 2018 está previsto que se lleve a cabo la segunda fase de este proyecto, que no es otra que la realización de un tipo de instalación para disfrute de los propios vecinos de la ciudad.

En el presupuesto del próximo año se incluirá una partida para la realización de este proyecto, que será decidido por los ciudadanos. Entre las opciones que se manejan por parte del Ayuntamiento está que en la zona se construya una plaza, una zona verde o un espacio de juegos infantiles. En cualquiera de los casos, y al no tratarse de una superficie excesivamente grande, la intención del Consistorio es que el proyecto se ejecute durante el segundo semestre del próximo año 2018.

Más

Fotos

Vídeos