Alzira anuncia que «peleará» contra la obra para conectar Carcaixent con la autovía

El alcalde de Alzira, Diego Gómez, interviene en una reunión en Conselleria en presencia de su homólogo de Carcaixent. / lp
El alcalde de Alzira, Diego Gómez, interviene en una reunión en Conselleria en presencia de su homólogo de Carcaixent. / lp

El alcalde Salom resta importancia a las palabras de Sara Garés y las enmarca en el contexto de un debate plenario encendido

MANUEL GARCÍA ALZIRA/CARCAIXENT.

El alcalde de Carcaixent, Paco Salom, no quiso darle más importancia a las palabras que la concejala alcireña y compañera de partido, Sara Garés, pronunció en el pleno del pasado miércoles celebrado en Alzira en las que manifestaba su rechazo al proyecto de construcción de una carretera que uniera Carcaixent con la autovía A7 y anunciaba que el Ayuntamiento presentaría alegaciones en su momento por las consecuencias que, en su opinión, tendría sobre todo para la agricultura local.

En declaraciones a LAS PROVINCIAS, el primer edil afirmó que las palabras de Garés «no tienen sentido en este momento, cuando estamos en una fase muy primaria de redacción del proyecto».

Insistió en que no había que darle más trascendencia a las mismas y achacó las palabras de la concejala alcireña al «fervor de la batalla y del debate político» que se estaba produciendo en esos momentos alrededor del Plan General de Ordenación Urbana, documento que finalmente no salió adelante debido a la ausencia de dos concejales del equipo de gobierno municipal.

En el momento en que Garés estaba replicando al concejal popular Enrique Montalvá y cuando no había habido referencia alguna al pueblo vecino desde la oposición, la concejala afirmó: «Lo que sí le digo es que pelearemos por el puente que quieren hacer, la carretera que quieren hacer para enlazar Carcaixent con la AP-7 (sic). Esa carretera para nosotros ahora mismo no tiene ningún sentido, para que Carcaixent tenga ese acceso que tengamos que deshacer una gran parte de los campos de producción agrícola que tenemos aquí. Eso sí que tendremos que pelearlo en su día».

Y es que aunque aún no se conoce el trazado, la concejala explicó que desde el Molí Borrego «tendríamos que atravesar por detrás de la sala Rex, tendríamos que cargarnos gran parte del campo del camí de l'Almunia, la que va a Alberic, la antigua carretera y quitar buena parte de Vilella».

Finalizó sus manifestaciones sobre este tema tras señalar el «impacto ambiental que puede tener ese puente sobreelevado. Hay que hacer hincapié en eso, en que eso no tenga que pasar».

En la jornada de ayer, la propia concejala alcireña telefoneó a Salom para explicarle lo ocurrido «y yo le he dicho que no se preocupe» y que entendía las palabras de Garés como un momento de un debate enconado.

A continuación, Salom quiso recordar que el pasado mes de marzo de 2017 se inició el proceso de redacción del proyecto básico, que ya se encuentra adjudicado y que cuenta con un plazo de 19 meses, por lo que el documento podría estar listo hacia el final de la legislatura. Afirmó que le parece normal que Alzira anuncie que vaya a alegar, «Carcaixent seguramente también lo hará por algún aspecto que considere mejorable» una vez que se conozcan los detalles del trazado de este proyecto.

También pidió que se abra un debate reposado sobre el estado de las comunicaciones en la zona. «Más pronto que tarde habrá que empezar a buscar alternativas sobre los cuellos de botella que se generan en determinados puntos de la actual conexión de Alzira con la autovía», afirmó, a la vez que defendió la necesidad de que Carcaixent tenga una mejor conexión con la autovía.

Más

Fotos

Vídeos