Algemesí mejora el entorno de La Xopera con la retirada de 25 toneladas de residuos

Estado del paraje de Algemesí tras la limpieza. / lp
Estado del paraje de Algemesí tras la limpieza. / lp

Esta zona de bosque de ribera ha sido elegida por su valor ecológico y paisajístico a la espera de ser declarado paraje natural municipal

LAURA BOSCÁ ALGEMESÍ.

El Ayuntamiento de Algemesí ha desarrollado tareas de limpieza en la zona de La Xopera. En esta ocasión, las actuaciones se han llevado a cabo concretamente en la zona del bosque de ribera.

La mencionada zona está delimitada por la desembocadura del río Magro, el río Júcar y el antiguo ramal del Magro, conformando un triángulo de elevado valor ecológico y paisajístico. La limpieza se ha centrado en la parte del cauce viejo del Magro. La evacuación de abundantes residuos urbanos como ruedas, plásticos, envases y chatarra, la eliminación de especies invasoras y el saneamiento de la vegetación existente, para permitir que el agua circule y mejorar el estado de la flora, han centrado las tareas en este entorno.

Se han recogido un total de 22.000 kilos de restos vegetales y 3.000 kilos de residuos urbanos, que convierten esta intervención en la más importante de las ya realizadas alrededor de los espacios naturales de la población.

Pau Montalvà, concejal de Medio Ambiente, ha declarado que con esta intervención «hemos puesto en valor un ramal del río Magro que antes estaba totalmente cubierto por cañas y vegetación muerta. El agua apenas corría debido a la cantidad de residuos existentes a su cauce. Ahora, este ramal se incorpora definitivamente al bosque de ribera y aumenta su valor ecológico».

La zona está en trámites de ser declarada paraje natural municipal, hecho que le otorgará un mayor grado de protección. El concejal añade que «el espacio debe ser un espacio natural, no una zona de ocio. Hay que pasear por ella y gozar de un entorno único, pero no hacer ningún tipo de actividad que pueda interferir en la vida natural existente y en sus costumbres. Casi no hay lugares así en la comarca. La zona de esparcimiento, de picnic y de ocio se encuentra a el otro lado del río, no en el bosque de ribera».

El objetivo de esta declaración como paraje natural será, en palabras de Montalvà, «muy positivo para el entorno natural, ya que nos otorgará una nueva legislación específica para la zona y, además, podremos tener acceso a subvenciones que también ayudarán a la conservación y mantenimiento lo más natural posible del lugar».

Por este motivo, desde hace casi dos años, se ha prohibido en esta zona todo tipo de recreo que pueda perturbar su estado natural, una iniciativa que el gobierno presentó en el pleno y de la que el resto de grupos «no dudaron en participar», explica Montalvà.

Además, en los últimos años se han plantado especies en peligro de extinción de la mano de la conselleria, la Fundación Limne y con la coordinación municipal. El Ayuntamiento ha impulsado también varias actuaciones de limpieza así como campañas de sensibilización en el entorno natural con estudiantes de todas las edades en el propio río Magro.

«Necesitamos poner en valor los espacios naturales, cuidar de ellos y trasladar a jóvenes y pequeños esa obligación. En ese sentido se está trabajando desde la Concejalía de Medio Ambiente», asegura Pau Montalvà.

Pese a que la declaración se encuentra en trámites de aceptación actualmente, el concejal mantiene su confianza en que la resolución se produzca lo más pronto posible para comenzar a actuar en la zona.

Más

Fotos

Vídeos