Agricultores de Alzira piden la dimisión del edil Carreres por el «abandono» del sector

Los representantes de los agricultores han firmado un manifiesto para que haya un cambio en la concejalía de Agricultura. / a. t.
Los representantes de los agricultores han firmado un manifiesto para que haya un cambio en la concejalía de Agricultura. / a. t.

Critican la falta de diálogo y de inversión y anuncian que no asistirán al Consell Agrari hasta que se tomen medidas para solucionar los problemas

A. TALAVERA ALZIRA.

Una importante representación del sector agrícola de Alzira ha pedido la dimisión del concejal de Agricultura, Pep Carreres, por «el abandono y ninguneo» de la agricultura y «su inoperancia y falta de compromiso». Así lo han expresado en un manifiesto los representantes de AVA-ASAJA Alzira, de la Acequia Real y de las asociaciones de motores de riego de la ciudad que agrupan más de 74.000 hanegadas del término municipal.

Una de las principales críticas al concejal alcireño ha sido la falta de reuniones, a través del Consell Agrari, para estar al día de los problemas que tiene este sector. «Desde el inicio de la legislatura, los consejos no se han convocado en tiempo ni en forma y así no se pueden resolver los problemas», ha señalado el portavoz de AVA-ASAJA, Bernardo Ferrer.

Tampoco se convocó el Consell Agrari cuando han tenido lugar temporales, como los de diciembre de 2016 de lluvias o los vendavales de los últimos meses, según han denunciado los agricultores. «No hemos tenido el apoyo firme del concejal y ni hemos recibido una llamada para saber cómo esta la situación», ha añadido el representante del sindicato agrario. Esto ha provocado, según Ferrer, que cuando se solicitaron las ayudas para paliar las pérdidas por las lluvias no se tuvieran los datos reales y se pidiera un porcentaje menor del que se podía haber conseguido.

Ante esta situación, los representantes agrarios han asegurado que «no vamos a asistir a ningún Consell más hasta que haya un movimiento de personas en la concejalía o un acercamiento para el diálogo».

Y es que la falta de diálogo es otra de las críticas que han realizado los agricultores al concejal Pep Carreres ya que consideran que no se tiene en cuanta a este sector para realizar actuaciones o poner en marcha proyectos.

En este sentido, han recordado que los agricultores no tuvieron espacio en la negociación con la Sociedad de Cazadores para combatir las plagas de conejos y jabalíes que afectan al campo alcireño cuando «somos principales actores en este problema porque los daños se producen en nuestros cultivos», han apuntado.

En este manifiesto del sector agrario alcireño también se ha hecho hincapié en la falta de inversión municipal. Así han recordado que el presupuesto de 2018 contempla una partida de 30.000 euros para reparar caminos rurales cuando «solo la adecuación del camino entre Alzira y Benimuslem tendría un coste de más de 200.000 euros porque la mayoría de caminos rurales del término se encuentran en un estado deplorable», ha criticado el representante de AVA-ASAJA.

Sobre este tema también han manifestado que el personal que se contrata para paliar la desocupación agraria no se suele emplear para limpiar las zonas rurales sino «que trabajan en solares municipales».

Otra de las reivindicaciones de los agricultores es que se retorne parte de los impuestos pagados a través del IBI Rústica al sector al considerar que falta mucha inversión para mejorar la situación de uno de los sectores económicos con más peso de la ciudad.

Inseguridad

Una inversión que han pedido se ejecute, entre otras cosas, en mejorar la seguridad en el campo ya que los robos han repuntado. «El campo está dejado a la mano de los ladrones porque solo se destinan dos personas que realizan tareas administrativas. El concejal siempre nos dice que este tema no es competencia municipal o que no hay presupuesto pero en otros pueblos se están tomando medidas», ha añadido Bernardo Ferrer.

En materia de seguridad, los representantes agrícolas han señalado que existen tres centros receptores en Alzira de naranja robada que se ha informado a la policía y que «no entendemos porque no se actúa». «El Ayuntamiento debe trasladar a la Conselleria de Sanidad estas reivindicaciones para que controlen la trazabilidad y acabar con este problema», ha apuntado el portavoz de los agricultores.

Ante esta situación, además de la dimisión del responsable del área, Pep Carreres, los agricultores han solicitado una reunión con el alcalde, Diego Gómez, para comenzar a dialogar y pedir que sustituya al concejal para «poder dotar de estabilidad a este colectivo».

Más

Fotos

Vídeos