La Ribera Alta se convierte en un laboratorio social para racionalizar los Servicios Sociales

Firma del proyecto que comenzará en la Ribera Alta para analizar los Servicios Sociales. :: a. t./
Firma del proyecto que comenzará en la Ribera Alta para analizar los Servicios Sociales. :: a. t.

En la comarca se realizará un estudio pionero para conocer las necesidades reales en este ámbito y poder crear políticas adecuadas

A. TALAVERA

La Ribera Alta ha sido escogida por la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas para impulsar un laboratorio social y conocer las necesidades realidades en esta materia para de esta forma racionalizar las políticas sociales.

La elección de la Mancomunitat de la Ribera Alta para esta estudio se debe a que Alzira fue uno de los primeros pueblos que puso en marcha sus Servicios Sociales a principio de la democracia y la comarca tiene este departamento bien instalado en los municipios.

En este estudio de investigación están implicadas todas las administraciones, ayuntamientos, mancomunidad, Diputación, Conselleria y también la Universitat de València. Los técnicos locales aportaran los datos necesarios para que sean analizados y así crear una radiografía real de la situación actual.

«Sobre el mapa de realidades pondremos el de necesidades, para crear las infraestructuras necesarias y planificaremos el futuro», ha explicado la vicepresidenta y consellera Mónica Oltra.

El proyecto de la Mancomunitat de la Ribera, que será pionero y se irá ampliando a otras zonas, estará liderado por el Instituto de Desarrollo Local de la Universitat de València que será el encargado de realizar un estudio de necesidades sociales, la evaluación de impacto de programas y servicios, análisis organizacional y de costes e indicadores sociales basados en la evidencia de la comarca de la Ribera Alta, y está previsto que entre 6 y 8 meses estén los primeros datos que permitan realizar un diagnóstico de la situación actual.

Durante dos años se llevará a cabo en los municipios de la comarca la implantación de la red de servicios sociales para realizar una evaluación objetiva, propuestas de mejora y estrategias de planificación científica y objetiva por medio de los indicadores adecuados.

En la firma de este proyecto en el que han estado presentes los representantes de todas las administraciones y entidades colaboradoras, todos han coincidido en la necesidad de cambiar el modelo de los Servicios Sociales por la «ineficacia» del actual que no se adapta a las necesidades reales y que es más burocrático y crear uno nuevo « coherente, sólido y efectivo».

«Las políticas sociales no pueden ser fruto de las ocurrencias del momento o de los amiguismos como en etapas anteriores», ha comentado Oltra ya que hace más de 20 años que no se realiza ningún estudio social.

Por su parte, la diputada delegada de Inclusión, Rosa Pérez, ha señalado que se debe avanzar en este tema para que los Servicios Sociales sirvan para redistribuir la riqueza y ha remarcado la colaboración entre administraciones.

El presidente de la Mancomunitat, Txema Peláez, ha apuntado que en la actualidad, este servicio «se centra en el ámbito individual y es necesaria una perspectiva comunitaria apostando por favorecer la igualdad y en contra de los prejuicios».

Los técnicos serán los encargados de facilitar los datos necesarios para este estudio. Unos trabajadores que han visto como la situación ha cambiado en los últimos años, con un aumento de la demanda, y los recursos se han quedado obsoletos o ineficaces para muchas de las problemáticas actuales.

«Colaboramos en la gestión de proyectos de vida a través de los Servicios Sociales porque no son caridad ni beneficencia. Tenemos que conocerlos bien para mejorar la planificación y que Alzira se convierta en centro de la ilusión social», ha destacado el alcalde de la ciudad, Diego Gómez.

Fotos

Vídeos