Las Provincias

La alcaldesa de la Pobla Llarga testificará en mayo por las subvenciones de Monterrey

  • La edil informó a la fiscalía de que en 2008 se había firmado un convenio para equiparar el teatro y no se ha llevado a cabo

La alcaldesa de la Pobla Llarga, Neus Garrigues, informó a la Fiscalía el año pasado sobre un convenio singular firmado en 2008 entre el Ayuntamiento y la Diputación para equiparar el teatro Monterrey. Una instalación que sigue inacabada pese a que se otorgó una ayuda de 267.000 euros.

Ahora la justicia ha llamado a Garrigues como testigo para que explique la situación y analizar si existe algún tipo de irregularidad con estas subvenciones. La alcaldesa acudirá a testificar el próximo 16 de mayo. «Con el objetivo de defender los intereses de mis vecinos no podía quedarme de brazos cruzados ante este tema. Comprobar que se ha pagado con dinero de los contribuyentes por unos materiales y servicios y ver como está el teatro», señala la alcaldesa.

Este caso comienza en 2008 cuando el anterior alcalde, el popular Rafael Soler, suscribió un convenio singular de colaboración con la Diputación para equipar el teatro Monterrey. La entidad provincial acordó otorgar 267.000 euros entres anualidades de 2008 a 2010.

El primero de los contratos que se aprobó fue el de suministro y colocación de 647 butacas. En este caso, desde el Ayuntamiento señalan que se entregaron 640, siete menos de las previstas, y que no se colocaron «ni se podrán colocar ya que faltan los reposabrazos».

El segundo contrato, dotado con 80.000 euros también correspondía a la adquisición de más butacas pero en 2013 se liquidó por la defunción del contratista.

En cuanto al último, firmado en 2010 por valor de 70.000 euros, suponía el acondicionamiento acústico de la sala y acabado con todos los complementos. Unos trabajos que no se han realizado.

Desde el Ayuntamiento de la Pobla Llarga han denunciado que no se haya cumplido con lo acordado y que según los albaranes no se ajusten las fechas con las transferencias realizadas a la empresa encargada de los trabajos.

Por su parte, el exalcalde de la Pobla Llarga, Rafael Soler, solo ha querido apuntar sobre este tema que ya pasó por el pleno hace tres años y que «el juez ya dirá lo que tenga que decir».

Plan de quemas

Por otra parte, el Consell Agrari de la Pobla Llarga se ha reunido y ha decidido modificar algunos aspectos del plan de quemas como el de solicitar permiso cada 15 días para quemar en las parcelas de una zona sin peligro.

«El plan de quemas ha hecho su efecto durante estos años pero en algunos puntos nos habíamos autoimpuesto algunas restricciones que hacían muy complicado el día a día de los agricultores», ha comentado el concejal del área, Ximo Vidal.

En esta reunión también se ha acordado solicitar a la Confederación un permiso especial para frenar el avance del Arundo Donax en las parcelas cercanas al barranco de Barxeta.