Las Provincias

La Font de la Figuera reclama al Gobierno que aclare los términos del proyecto de la variante

El accidente se ha producido en la rotonda y se ha saldado con dos víctimas mortales y dos heridos. :: lp
El accidente se ha producido en la rotonda y se ha saldado con dos víctimas mortales y dos heridos. :: lp
  • El punto negro de la N-344 se cobra dos nuevas víctimas mortales y el Ayuntamiento pide soluciones definitivas antes del fin de las obras

Uno de los proyectos de Carreteras que se ha alargado en el tiempo causando numerosos problemas a los vecinos afectados ha sido la construcción de la variante de la N-344 de la Font de la Figuera. Una obra que servirá para conectar las autovías A-31 y la A-35 y que comenzó a ejecutarse en 2008 sin que haya finalizado aún.

El Ayuntamiento de la Font de la Figuera se reunirá la próxima semana con representantes del Ministerio de Fomento para que «nos dejen claros los términos de este proyecto», señala el alcalde de la Font, Vicent Muñoz.

Y es que está previsto que las obras finalicen este verano tras el enésimo retraso, ya que se esperaba que el tramo de la Font de la Figuera estuviera acabado en 2016. Sin embargo, quedan aspectos pendientes que para el Ayuntamiento son importantes y que no se han contemplado.

Una de estas cuestiones es que se instalen barreras de seguridad en la zona de la Foia de Manel para evitar caída de objetos en caso de accidentes y minimizar los ruidos de la vía. «Esta zona de la autovía está más alta que la carretera por lo que el aire pegará con más fuerza y se pueden producir vuelcos de camiones ya que ahora ya pasa, por lo que tienen que tener en cuenta medidas para que esto no pase y no se sumen más accidentes en esta punto», comenta Muñoz.

Cabe recordar que este tramo de la N-344 es uno de los puntos negros de la red de carreteras española y en la jornada de ayer se cobró dos nuevas víctimas mortales.

Un hombre y una mujer, vecinos de Carcaixent, fallecieron en un accidente de tráfico registrado en el kilómetro 126 de esta nacional a su paso por la Font de la Figuera al colisionar frontalmente un camión y un coche. El CICU recibió sobre las 12.33 horas un aviso con la alerta del accidente entre un camión y un coche en ese punto de la N-344, en una llamada en la que se alertaba de cuatro heridos, dos de ellos inconscientes.

Hasta el lugar de los hechos se movilizaron dos unidades del SAMU, una Unidad de Soporte Vital Básico y un helicóptero medicalizado. Una vez en el lugar del accidente, los servicios médicos confirmaron el fallecimiento de dos personas de edades cercanas a los 70 años.

Entre los heridos, la mujer, de 69 años, fue trasladada al Hospital La Fe de València en un helicóptero medicalizado por politraumatismo, mientras que una unidad del SAMU llevó al hombre, de 72 años, al Hospital de La Ribera, también a causa de politraumatismo. Los dos heridos también son de Carcaixent. La N-344 estuvo cortada durante varias horas debido al accidente y fue sobre las cuatro de la tarde cuando se restableció el tráfico. Un accidente con víctimas mortales en este punto negro que se suma a la larga lista en los últimos años provocados por la disposición de la carretera y el gran volumen de tráfico, sobre todo, pesado.

Además de las cuestiones de seguridad que reclama el Ayuntamiento de la Font de la Figuera en estas obras, también está pendiente que se solucionen los problemas provocados por las obras. El principal es la falta de canalización de las aguas tanto por la actuación en la nacional como por las obras del AVE que también confluyen esta zona.

La falta de previsión del encauzamiento de las escorrentías provoca en este municipio desde hace años inundaciones y daños en infraestructuras. «Todas las escorrentías llegan a los barrancos existentes lo que provoca que estos no puedan asumir esta cantidad de agua y se desborden, uno de ellos al lado de la Cooperativa y en los caminos rurales», explica el alcalde de la Font.

Una situación que se repite en cada episodio de lluvias y que supone molestias para los agricultores y los vecinos por los desperfectos. «Nuestro ayuntamiento no puede asumir el gasto de reparar cada vez los caminos o los daños que provocan las inundaciones en los campos», asegura Vicent Muñoz.

Por este motivo, desde hace más de un año se ha intensificado la reclamación de una solución a este problema generado por la «eternización» de las obras y que parece que no está previsto en los proyectos. «Se debe canalizar el agua hasta el barranco del Canyoles para que no haya problemas en el término y lo tienen que hacer los responsables de ambas obras», apunta el edil.