Las Provincias

Almussafes quiere reducir el porcentaje de campos abandonados, que se sitúa en el 13%

Un instante de la reunión en la que se abordó esta cuestión. :: lp
Un instante de la reunión en la que se abordó esta cuestión. :: lp
  • El director general de Agricultura asistirá al Consell Agrari Local para explicar la nueva ley de Infraestructuras en la que se enmarcan soluciones

El Ayuntamiento de Almussafes quiere dar solución a la situación de abandono que padecen las tierras de cultivo del término municipal. De las 7.700 hanegadas de huerta, en estos momentos entre un 12 y un 13 por ciento se mantienen sin ningún tipo de explotación, una realidad que preocupa a la Asociación de Agricultores locales y también a las autoridades.

Con el objetivo de buscar una solución que permita combatir esta situación, el primer edil, Toni González, acompañado por el presidente de AVA-ASAJA, Salvador Sabater, se han reunido con el director general de Agricultura, Ganadería y Pesca, Roger Llanes. «El anteproyecto de Ley de Infraestructuras Agrarias contempla soluciones para el suelo infrautilizado», declara el alcalde y precisamente esa cuestión es la que hemos tratado en la reunión».

Asimismo, el director general asistirá a la sesión del Consell Agrari Municipal que se celebrará en febrero, para presentar las posibles vías existentes que eviten el exceso de suelo abandonado, tras una primera reunión informativa extraordinaria, que tendrá lugar el próximo jueves día 19 y que ya ha sido convocada desde el ayuntamiento.

Concluido el encuentro mantenido, al que han asistido, asimismo, la subdirectora general de Estructuras Agrarias y Cooperativismo, Amparo Yago, y el asesor del secretario autonómico de Agricultura y Desarrollo Rural, Toni Lozano, el presidente del ejecutivo ha destacado que en la reunión del Consell Agrari servirá para explicar a todos los miembros de la acción emprendida por parte del ejecutivo y con el apoyo de la Generalitat Valenciana.

Uno de los temas que se tratará en estas asambleas será la aplicación de Ley de Infraestructuras Agrarias, presentado el pasado mes de noviembre por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y la consellera de Agricultura, Elena Cebrián, una norma que contempla la figura del suelo infrautilizado y que sienta las bases del cambio del esqueleto de la producción agraria valenciana, con una reversión de la excesiva fragmentación de la propiedad a través del fomento de la gestión común y la sostenibilidad.

Según el director general de Agricultura, Ganadería y Pesca, Roger Llanes, «esta medida tiene como objetivo evitar problemas medioambientales o fitosanitarios, además de corregir el exceso de suelo abandonado, cerca de 140.000 hectáreas en los últimos veinte años».

También prevé la creación de redes o bancos de tierra que serán gestionados por ayuntamientos o entidades vinculadas al sector agrario, con las funciones de supervisión, registro e inventariado del suelo disponible, para conectar oferta y demanda y dar prioridad a mujeres, jóvenes y profesionales.

«La ley reconoce que la causa principal del abandono del suelo es la falta de rentabilidad, contempla incentivos fiscales para la movilidad de la propiedad de la tierra, tanto para su transmisión como el arriendo, una iniciativa a la que nos podríamos acoger si existe acuerdo de la comunidad agraria local», declara Toni González. El presidente de la corporación confía en el éxito de esas nuevas formas de gestionar la tierra y el trabajo en las explotaciones, con nuevas medidas, incentivos y gobernanza que propone la ley.

En Almussafes existen aproximadamente unos cinco productores agrícolas en activo, a los que hay que sumar aproximadamente ocho trabajadores del sector agrario, que cuentan con pocas tierras en propiedad o arrendadas y cuyo sustento también se mantiene a través de los llamados 'jornales', explica Salvador Sabater.

«No obstante, los jubilados y prejubilados del sector industrial nos ayudan a evitar un mayor abandono de nuestras tierras, puesto que cultivan diferentes productos para el consumo familiar», apostilla.

En los últimos años, la baja rentabilidad y la falta de relevo generacional ha provocado el aumento de tierras abandonadas que generan graves problemas para los municipios. Darles salidas adecuadas es una prioridad para Almussafes, ya que consideran que también generarían beneficios.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate