Las Provincias

El Perelló y el Mareny, contra las obras de la CV-500

  • Representantes vecinales se manifiestan en Valencia contra los cambios en esta carretera y el gobierno local defiende la actuación

Vecinos de El Perelló, Mareny, el Perellonet, Devesa El Saler y El Palmar se han manifestado en Valencia en protesta por las obras en la CV-500 y han reclamado al gobierno local y autonómico que la carretera vuelva a su estado anterior, pues consideran que las modificaciones realizadas «no tienen ningún sentido».

Así lo ha indicado el presidente de la Asociación de Vecinos de El Perellonet, Luis Zorrilla, quien ha criticado medidas como el estrechamiento de la calzada o la reducción de la velocidad de circulación en la zona implantadas desde el consistorio.

Los manifestantes, que han pasado por el Ayuntamiento de Valencia, el Palau de la Generalitat y la Diputación, han sido recibidos por un representante del gobierno autonómico al que han expuesto sus reivindicaciones, mientras que en la corporación provincial han sido recibidos por representantes del PP.

«No es lógico querer meter a los cicloturistas con 15.000 coches diarios en la CV-500», ha criticado el presidente de la Asociación de Vecinos de El Perellonet, quien ha añadido que esta medida «no es coherente por seguridad vial» dado que pueden producirse atropellos. «Deben ir por la Devesa, donde ya hay carril bici», ha destacado.

Desde el Ayuntamiento de Valencia, el concejal de gobierno interior y Devesa Albufera, Sergi Campillo, ha respetado las manifestaciones de los vecinos y ha asegurado que su movilidad en la zona es «perfectamente compatible» con la seguridad de las personas y la protección al medio natural. La CV-500 es «una carretera que ha tenido 223 accidentes en los últimos cinco años», ha destacado el edil, quien ha puntualizado además que es la segunda carretera del estado con más mortalidad de fauna. Una de las medidas que se pretenden tomar es la limitación en la zona que pasará de 80 a 60 kilómetros por hora.

«No se prohíbe la circulación, significa escasamente unos minutos extra en el recorrido de la carretera», ha destacado el edil.

Por su parte, la portavoz del Grupo Popular de la Diputación de Valencia, María Carmen Contelles, ha señalado que «los representantes vecinales y empresariales de la zona nos han transmitido la absoluta falta de participación vecinal en las decisiones tomadas en una vía que afecta a varios municipios, pedanías y entidades locales menores de la provincia de Valencia».

En la reunión, los representantes han puesto de manifiesto los múltiples perjuicios económicos y de seguridad vial que suponen estas modificaciones de una vía marcadamente turística y de actividad agrícola.