Las Provincias

Mejoras de uso interno en Xàtiva

Tras los cambios en la sala de prensa y la renovación completa del salón de plenos del Ayuntamiento de Xàtiva ahora le ha tocado el turno a las oficinas de Bienestar Social. «Este nuevo espacio -afirmó la ponente, Xelo Angulo, en la presentación de las obras de remodelación de estas dependencias- dignifica el trabajo que está haciendo el área de Bienestar Social». Aserto que nadie le discutirá. El personal del área de Bienestar Social va a estar en la gloria. La cuestión es si no habría sido más adecuado, y desde luego más socialista, destinar el dinero invertido en esta reforma, rediseño y decoración -palabras todas ellas empleadas por la concejala- a «mejorar la calidad de vida de las personas», por utilizar los vocablos que utilizó a su vez Roger Cerdà en su parlamento. Un alcalde que no pudo ser más preciso al afirmar a renglón seguido que las renovadas oficinas son «una metáfora de las políticas de este gobierno».

Jugando con agua. ¿Cuántas de las facturas pendientes de pago desde 2014 porque no contaban con dotación presupuestaria (o sí) se podrían haber abonado con el importe de todos estos gastos suntuarios? Sólo el concejal de Hacienda Ignacio lo sabe. En cambio gracias a su última denuncia de la herencia recibida hemos tenido ocasión de confirmar la alegría con que el tripartito aborda la cuestión del suministro de agua a la ciudad, pues no sólo echa a competir con otros nueve proyectos la reparación de las filtraciones del canal de Bellús, con el peligro que ello entraña de que los participantes en el referéndum se decanten por intervenciones menos apremiantes, sino que, según admitió, no se animaron a pagarle a Egevasa los 212.775 euros que le adeuda el municipio hasta que les amenazó con cortar el suministro procedente del depósito de la Bola.

Mociones con falleras en primer plano. La totalidad de los concejales, con la sola excepción de Juan Giner, que se tuvo que ausentar del pleno por una indisposición, posó con las falleras mayores para la posteridad de sus contradicciones tras el apoyo municipal a la declaración de las fallas como patrimonio cultural inmaterial de la Unesco. ¿Harán lo mismo con las próximas reinas de la feria de Xàtiva una vez cubierto la obligación que se había impuesto a sí mismo el tripartito de someter la permanencia de esta figura al dictamen de la soberanía popular? Tiempo habrá de comprobarlo. Mientras tanto, el pleno continúa funcionando como si de la asamblea general de la ONU se tratase. Entre otras pintorescas mociones, en la sesión del sábado se aprobó una contra los paraísos fiscales. ¡Temblando están Suiza, las Islas Vírgenes, etcétera!

EU premia a los mejores toros. Una de contrastes entre la izquierda setabense y la de otros municipios de la Comunidad Valenciana. El director general de Seguridad Ciudadana de la Generalidad José María Ángel (PSOE) y la alcaldesa de La Vall d'Uixó Tania Baños (EU) presidieron la entrega de los premios que habitualmente concede la Federación de Comisiones y Asociaciones Taurinas a los toros corridos en las distintas celebraciones de esta localidad de la Plana Baixa, entre los que figura el de mejor toro embolado. Uno de los galardones fue para el autor de un informe sobre el impacto del 'bou al carrer' en la economía de la ciudad. La alcaldesa, por su parte, agradeció a la federación el trabajo silencioso que realiza y defendió «un modelo de fiestas basado en la unión de esfuerzos y no en el de la separación» y en el que prime la convivencia. Vamos, la antítesis de Cerdà y Lorente, en lo institucional y lo partidista.

Una solicitud. Y si cuela, cuela. Los amantes del patrimonio histórico-artístico respiraron hondo al saber que una de las ayudas solicitadas por el Ayuntamiento a la Conselleria de Cultura irá destinada, en el caso de que llegue, a la consolidación y reconstrucción del tejado de la casa de los Pelegero, desplomada parcialmente mientras la corporación, propietaria del edificio, sopesaba si intervenía o no y cómo en el inmueble. La incógnita, de todos modos, continúa. ¿Qué ocurrirá con este edificio con escudo de armas barroco de la calle En Gay si la Generalidad no se apiada de él? ¿Pasará a engrosar el número en solares del casco antiguo que el Ayuntamiento está convirtiendo en aparcamientos al aire libre? Motivos para que la Conselleria se inhiba tiene de sobra. No tiene más que mirar el estado que presenta la puerta de esta propiedad municipal para saber cuánto la aprecia. Sin más cerradura que una cadena con candado para lo cual se agujerearon ambas hojas del portón. Unas maderas tapando de cualquier manera los entrepaños rotos en alguno de los saqueos que ha sufrido el caserón. Y una pintada procaz para completar la desvencijada estampa. Todo un ejemplo de la ancestral preocupación municipal por lo único que puede tirar de Xàtiva hacia el futuro: el patrimonio y la historia como reclamo turístico.