Las Provincias

La nueva planta de Guadassuar quiere convertirse en la sede de los Consorcios

La instalación cuenta con diferentes máquinas y personal que realiza la separación de los residuos. :: a. t.
La instalación cuenta con diferentes máquinas y personal que realiza la separación de los residuos. :: a. t.
  • Las instalaciones cuentan con tecnología pionera y en ellas se podrán realizar trabajos de educación ambiental

La nueva planta de residuos de Guadassuar ya está en funcionamiento y cuenta con la tecnología más puntera del sector para conseguir la máxima separación de los residuos.

Desde que se puso en marcha, el presidente del Consorcio Ribera-Valldigna, Salvador Montañana, ha mostrado su interés en que este complejo de valorización se convierta en un referente, tanto por el tratamiento que se realiza de los residuos como para el resto de entidades. «Por nuestra posición geográfica y la referencia tecnológica de la nueva planta podíamos ser el consorcio que vehicule la políticas de tratamiento de basura de la Comunitat y ser la sede la comité de coordinación de consorcios», ha solicitado Montañana a la consellera de Medio Ambiente, Elena Cebrián.

Y es que la consellera junto con otras autoridades autonómicas y provinciales han visitado la planta de Guadassuar. Cebrián ha asegurado sobre la petición del presidente del Consorcio que «tomamos nota y realizaremos un trabajo conjunto». Además, la consellera ha destacado que esta planta «es un ejemplo de a dónde queremos ir y de transparencia».

Uno de los puntos principales de las nuevas instalaciones es que se han construido siempre pensando en que puedan ser visitables. De esta forma se cuenta con una pasarela donde se ve el trabajo que se realiza y como se separa la basura orgánica del resto de residuos. En este sentido, «se trata de un complejo donde tratamos los residuos como si fueran recursos», ha señalado el presidente del Consorcio ya que tras un proceso minucioso de valorización se consigue un gran porcentaje de subproductos (reciclaje) y de compost de calidad.

Con la puesta en marcha de las nuevas instalaciones se ha conseguido rebajar el porcentaje de rechazo de un 67% (en la planta antigua) a un 48% (en la actual). Cifras que aseguran los técnicos que se mejorarán cuanto esté en funcionamiento la planta al completo ya que cabe recordar que ahora la parte de compostaje todavía se realiza en las instalaciones antiguas.

Se prevé que la segunda fase del proyecto, en el que se construirán 25.000 metros cuadrados para el compostaje, se realice durante el próximo año. «Cuando esté completamente concluida se aprovechará al 40%, por contrato, lo que supone que se dejarán de tirar al vertedero unas 93.000 toneladas al año», ha explicado Salvador Montañana.

La misión principal de que la planta sea accesible a los vecinos es realizar un trabajo de concienciación. Por este motivo, se pondrá en marcha una aula de educación ambiental para escolares. «Se podrá enseñar la importancia de separar la basura y de generar menos residuos», ha comentado la consellera.

El presidente del Consorcio Ribera-Valldigna ha aprovechado la visita de las autoridades para realizar más reclamaciones. Así, ha solicitado que se mejoren los accesos a la planta ya que se trata de un camino rural estrecho que acoge un gran volumen de tráfico pesado. Además, de las molestias a los vecinos de la pedanía de Montortal que se encuentra a escasos metros y que sufren el tráfico de camiones a diario por este camino.

Aunque la planta todavía no está finalizada completamente, los representantes del Consorcio ya se plantean nuevos retos de futuro. Uno de ellos es que las instalaciones alberguen también una zona para crear compost vegetal de calidad a través de los restos de la limpieza de las montañas o de las podas de las diferentes cooperativas de la comarca.

Nueva etapa

La nueva planta de Guadassuar sustituye a la antigua que tiene 30 años y fue la primera en instalar la Diputación. En su inauguración se ha querido destacar el cambio de rumbo del Consorcio Ribera-Valldigna en estos últimos años donde se han dejado a un lado las polémicas. «Hemos pasado el tiempo de la confrontación, ahora los 52 municipios vamos todos a una. Muestra de ello es que en las últimas asambleas se ha aprobado todo por unanimidad», ha subrayado el presidente.

Sin embargo, uno de los proyectos 'polémicos' que todavía está por resolver es el de la ubicación del vertedero. El Consorcio anunció que la Agència Energètica de la Ribera estudiaría diferentes posibilidades para después decidir la más adecuada. Por el momento, todavía no tienen el informe y Montañana ha manifestado que en un par de semanas habrá novedades sobre el vertedero. La ley obliga a que cada Consorcio tenga en su zona uno o varios vertederos para gestionar sus propios residuos.