Las Provincias

Xàtiva pagará 317.000 euros de facturas ante la amenaza judicial de los proveedores

El Ayuntamiento pagará las facturas debidas a proveedores del periodo 2014/2015. :: lp
El Ayuntamiento pagará las facturas debidas a proveedores del periodo 2014/2015. :: lp
  • Consenso entre los grupos políticos municipales para hacer frente a esta nueva deuda procedente de la legislatura anterior

El Ayuntamiento de Xàtiva continúa haciendo frente a los problemas económicos derivados de la gestión municipal de legislaturas anteriores en las que estaba al frente del consistorio Alfonso Rus y se ve, una vez más ante la premura, de tener que desembolsar una importante cantidad de dinero, para no verse obligado a realizarlo por la vía judicial.

Se trata, en esta ocasión del pago de facturas pendientes a proveedores por un montante de 317.000 euros, procedentes del ejercicio 2014 y 2015, que quedaron pendientes de pago debido a que no se contaba con presupuesto disponible en ejercicios anteriores.

Así, la Comisión de Hacienda del Ayuntamiento setabense ha aprobado dicha relación de facturas, contando con el voto favorable de todos los grupos del equipo de gobierno y del Partido Popular , entonces en el gobierno, y la abstención de Ciudadanos.

La mayor parte de las mismas pertenecen a la empresa EGEVASA, que arrastra una deuda importante debido a los consumos extraordinarios de agua potable procedente del depósito del camino de La Bola y que se produjeron entre marzo de 2014 y septiembre de 2015, hasta la puesta en marcha de las bombas que impulsan el agua del canal de Bellús desde la Fuente de 25 Caños. La empresa, que ha sido paciente con el consistorio hasta ahora, amenazó, sin embargo, recientemente con cortar el suministro, lo que ha precipitado el pago de las facturas pendientes. La deuda que el Ayuntamiento tiene contraída con esta empresa asciende a un total de 212.775 euros.

Cabe indicar que algunos de estos importes se corresponden a consumos habituales del consistorio, como es el caso del canon anual de la Confederación Hidrográfica del Júcar, que reclama el pago de 2014 por 44.368 euros o el control de plagas por 23.590 euros.

Otras facturas corresponden a una reparación de urgencia producida por un reventón en la red de agua potable de la calle Dr Sumsi en las navidades de 2013; material de fontanería o varias procedentes del genotipado de ADN canino.

El concejal de Hacienda, Ignacio Reig, explica la urgencia en el pago de estas facturas ante las amenazas de diversos proveedores de acudir a la reclamación judicial, pretensión que tienen de antemano ganada, ya que los técnicos municipales avalan los suministros y las cantidades devengadas. Así, el gobierno municipal se encuentra ante una serie de facturas que no han seguido el trámite administrativo legal y sobre las cuales la intervención municipal ha decidido emitir informe desfavorable, pero en cambio están acreditadas por los técnicos que verifican la realidad, cantidad y precio de los diferentes suministros.

Según explica Reig, la solución ha sido elaborar cierto consenso entre todos los grupos políticos y asumir entre todos la responsabilidad con el voto favorable.

El Ayuntamiento en el que ahora gobierna el tripartito PSPV, EU y Compromís, decidió pedir informe jurídico al Consell Jurídic Consultiu de la Generalitat Valenciana que en julio de este año evacuó informe favorable al pago de las facturas. En su resolución, el Consell expresaba que no estima que proceda la «revisión de oficio de las facturas que se habría realizado sin consignación presupuestaria».

El proceso de reconocimiento extrajudicial fue constante en los años de gobierno anteriores, donde era habitual dos o tres veces al año y se llegó a aprobar un reconocimiento extrajudicial de facturas de 4 millones de euros, para reconocer las 1.200 facturas sin presupuesto que se acogieron al Plan Montoro en 2012.