Las Provincias

Francisco Javier junto a sus hijos en el cuartel de Ontinyent. :: lp
Francisco Javier junto a sus hijos en el cuartel de Ontinyent. :: lp

«Mis hijos dicen que soy un héroe»

  • Un guardia civil fuera de servicio auxilia a un niño que había quedado inconsciente por un golpe en un centro comercial

Los héroes existen más allá de la ficción. Gente anónima que aparece en el momento necesario para ayudar a quien lo necesita sin portar capa ni antifaz. De esta forma, el pasado martes Francisco Javier Vañó se convirtió en uno de estos héroes, sobre todo, para sus hijos.

Este guardia civil, Sargento Primero de Ontinyent, se encontraba fuera de servicio y pasando una tarde en el centro comercial de la ciudad con sus dos hijos. Cuando se dirigía al cine vio una escena que le llamó la atención ya que un niño, de 5 años, se cayó de la silla y se dio un golpe con la esquina de una mesa.

«El grito de desesperación de la madre hizo que me diese cuenta de lo que estaba pasando», explica el Sargento. Y es que por el golpe, el pequeño quedó inconsciente y la madre se apresuró en cogerlo para intentar abrirle la boca.

«Tenía la mandíbula encajada y la madre no podía así que con los dedos hice mucha fuerza para desencajársela y así que pudiera respirar», recuerda Francisco Javier. Unos segundos después el niño recobraba el conocimiento pero seguía en estado de shock.

«Lo acosté en el suelo y le dije a su madre que le diera la mano para tranquilizarlo ya que ella también estaba muy nerviosa», comenta el agente de Ontinyent.

Y es que «la primera reacción en los momentos difíciles es decisiva». Una premisa que ya conocía este Sargento Primero Comandante del puesto de Ontinyent, pero que comprobó de primera mano el pasado martes en un centro comercial.

Todo esto pasó ante la mirada atónita de sus hijos que comprobaron como su padre había auxiliado al pequeño. «Uno se siente muy satisfecho por haber ayudado al niño pero, sobre todo, al ver que mis hijos me decían que era un héroe y que reconocían la labor», destaca Francisco Javier.

El menor de 5 años, que se encuentra en perfecto estado, fue trasladado al hospital y estuvo en observación durante 24 horas para descartar daños al haber estado inconsciente durante un breve periodo de tiempo. La madre se mostró muy agradecida por la ayuda de este guardia civil que apareció cuando más falta hacía.