Las Provincias

El Colegio de Abogados de Sueca cumple 175 años apoyando «a los más desfavorecidos»

Miembros del Colegio de Abogados de Sueca en uno de los actos. :: lp
Miembros del Colegio de Abogados de Sueca en uno de los actos. :: lp
  • Tanto el decano como la presidenta del Consejo General de la Abogacía destacan el papel de la profesión en la defensa de los derechos humanos

El Colegio de Abogados de Sueca ha celebrado el 175 aniversario de su fundación con diversos actos. Victoria Ortega Benito, presidenta del Consejo General de la Abogacía Española, ha participado en la capital de la Ribera Baixa en el último acto conmemorativo de la organización. Ortega ha abordado en una conferencia el futuro de la profesión de la abogacía.

La máxima representante de los letrados españoles ha estado arropada por Mariano Durán Lalaguna, presidente del Consejo Valenciano de Colegios de Abogados, y de Jesús Salvador Muñoz Carrasquer, decano del Colegio de Abogados de Sueca.

«Vamos a intentar afrontar el futuro de la mejor manera, porque es una profesión fundamental para la sociedad, para defender los derechos de los más desfavorecidos», ha destacado el decano de Sueca. Y es que Muñoz ha asegurado que el colegio suecano, con unos 900 profesionales adscritos, sigue trabajando en la ampliación de servicios y tiene buenas perspectivas de futuro.

Por su parte, la presidenta española de los abogados se ha mostrado optimista ante la antigua reivindicación de la necesidad de una ley orgánica de derecho de defensa que ponga a los abogados «en plena igualdad con el resto de agentes de la Justicia». «Está muy bien que las sociedades miren al pasado para aprender, pero sobre todo se debe mirar al futuro con ilusión, nuevos proyectos y esperanza», ha manifestado en su brillante exposición tras elogiar al colegio suecano, «uno de los más antiguos de la Comunitat Valenciana, e incluso de España».

La presidenta del Consejo General de Abogados ha transmitido la necesidad de que el colectivo siga avanzando en materia de formación, deontología, avance tecnológico, y en la función social que están desarrollando. «Los únicos muros que estamos dispuestos a levantar son los de los Derechos Humanos», ha afirmado.

La máxima autoridad de los juristas españoles ha celebrado y ha sido testigo de excepción de la constitución de la asociación de abogados jóvenes. «Es muy importante el impulso de los jóvenes por todo lo que pueden aportar de frescura», ha remarcado Ortega.

Durán, por su parte, ha expresado que «al hablar de los retos de la abogacía conviene mirar lo que pasa fuera en otros países». El presidente del Colegio Valenciano de Abogados ha advertido de los cambios de regulación, la evolución tecnológica y una competencia muy feroz. «Frente a eso no conviene vivir en una torre de marfil, sino adaptarse, anticiparse y saber rectificar», ha manifestado Durán.

Aún así, ha alertado sobre «lo que está sucediendo en Australia, Reino Unido y EEUU, para que veamos que aquí podría pasar algo parecido», ha manifestado, sobre la despersonalización de la atención jurídica y la entrada de grandes intereses financieros en este mercado. «Debemos estar atentos, pero también transmitir un mensaje de tranquilidad, porque si nos adaptamos bien podremos salir airosos como hasta ahora», ha añadido.

Previamente a la conferencia, que se llevó a cabo en la Casa de la Cultura, se entregaron los diplomas de la segunda promoción de mediadores y se firmó el acta fundacional de la sección de jóvenes abogados del colegio de Sueca.

Pasado, presente y futuro

El Il·lustre Col·legi d'Advocats de Sueca ha aprovechado esta celebración para abordar importantes aspectos del pasado, presente y futuro de la profesión. La primera de estas visiones se analizó el pasado mes de junio, dentro de una jornada en la que recibieron la medallas de Oro de la Ciudad otorgada por el Ayuntamiento de Sueca, y al Mérito en la Abogacía de la Comunitat Valenciana, concedida por el Consejo Valenciano de Colegios de Abogados.

El Espai Joan Fuster, centro cultural que acoge el legado del intelectual suecano que en su día ejerció como letrado, acogió la presentación del libro 'El Col·legi d'Advocats de Sueca. Fundació i primers anys de vida' de Carles Tormo. Joan-Maria Tamarit, decano emérito, desgranó el contenido del volumen, editado con todo lujo de detalles. A través de más de 150 páginas, recorre los primeros años de historia de esta institución, fundada el 17 de agosto de 1841.

El colegio de abogados suecano fue la primera institución en reivindicar, en mayo de 1992, la recuperación del Dret Civil Valencià, debidamente ajustado a las actuales necesidades. Éste estuvo vigente durante quinientos años hasta 1707. Con motivo del 150 aniversario del colectivo de letrados de la capital de la Ribera Baixa, en 1991, publicaron el Formulari de Juristes del segle XVII como documento útil en el camino de la recuperación del derecho histórico propio.