Las Provincias

Cullera cortará caminos rurales hasta finales de abril para evitar los robos de naranjas

Un campo de naranjos en el término municipal de Cullera. :: lp
Un campo de naranjos en el término municipal de Cullera. :: lp
  • La Concejalía de Agricultura impulsa un nuevo método por el que sólo se dejará un punto de acceso a todas las explotaciones de la zona

Con el inicio de la temporada de la naranja los robos en el campo entran en un periodo crítico. Para luchar contra uno de los principales problemas que sufre el sector agrario, la concejalía de Agricultura del Ayuntamiento de Cullera prueba este año con un nuevo sistema de corte de caminos rurales con el cual trata de poner las cosas más difíciles a los ladrones de cosechas.

La medida se hará efectiva en unos días y se alargará durante toda la temporada de cítricos hasta pasadas las fiestas mayores de la localidad, ha explicado esta mañana el concejal de Agricultura, Marc Joan.

Se ha decidido el corte de caminos a la zona de la Raconà del Xúquer, una de las más afectadas por los robos los últimos años. El consistorio usará bloques de cemento -los denominados New Jersey- para cortar las entradas y salidas, dejando solamente un camino abierto a la circulación. El concejal explicó, en declaraciones a LAS PROVINCIAS, que el hecho de que se deje sólo un punto abierto permitirá que sea más fácil la vigilancia tanto por parte de la Policía Local como de la Guardia Civil. De este modo, se podrán colocar patrullas para controlar el acceso o incluso colocar cámaras de vigilancia que puedan alertar de la presencia de vehículos sospechosos.

Con respecto a los bloques, que serán pintados con material reflectante para que sean vistos de noche con facilidad, el concejal explicó que se dejará una distancia de un metro entre ellos para permitir el paso tanto de quienes deseen practicar deporte, ya sea a pie o en bicicleta, o de lo agricultores que quieran acceder a sus explotaciones con vehículos de dos ruedas.

Joan detalló que los caminos cortados serán el Pla Gran, Pla Xiquet, camino de Rafel y camino de l'Assut. El que quedará libre para el paso de vehículos será el camino del Baló, de forma que se facilite el acceso a casetas y tierras a los propietarios.

Sin embargo, sí que se permitirá la circulación de bicicletas, motocicletas y el paso de personas a pie por todas las vías anteriormente citadas, ha matizado el edil.

La idea es «bloquear» el paso de furgonetas, camionetas o turismos que se usan para cargar las mercancías robadas en los campos del término municipal. «Sabemos que no es una solución definitiva, pero supondrá una traba más que dificultará la actividad delictiva», valora el responsable de la política agraria municipal.

Además, también se dificultarán los robos en las casetas diseminadas que hay por la zona. «Es una medida que ya se ha probado en otras localidades y pensamos que puede dar buen resultado», indicó Marc Joan.

La medida se llevará a cabo hasta finales del próximo mes de abril, cuando finalicen las fiestas mayores de la localidad. Y es que, según explicó Joan, en celebraciones masivas, que en la ciudad costera prácticamente se encadenan durante algo más de un mes a partir de marzo, como las Fallas, la Semana Santa o las Fiestas Mayores, la presencia de la Policía Local o la Guardia Civil es más necesaria en otros puntos en los que se producen grandes aglomeraciones, por lo que las ladrones de cosechas pueden aprovechar para robar con más tranquilidad.

Otros municipios cercanos, como Polinyà de Xúquer, en la propia comarca de la Ribera Baixa, Tavernes, en la vecina Safor y otros municipios de l'Horta Nord también han tomado esta medida con buenos resultados en su mayoría. El concejal de Agricultura de Cullera reconoció que no se dan episodios masivos de robos de cosechas, pero que, desde el propio Ayuntamiento, se ha decidido impulsar esta iniciativa que también ha sido comentado a los responsables del Consell Agrari municipal, quienes la han visto con agrado para tratar de acercarse a la utópica cifra de cero kilos de fruta robadas en sus campos.

Prevención

Por otro lado, y dentro de las acciones para prevenir los robos en el campo, la Concejalía prosigue con la campaña 'Que no ens toquen la collita'. En esta ocasión con una charla de la Guardia Civil dirigida a los propietarios de campos de naranjas, la cual se celebrará mañana miércoles en la Casa de la Cultura (18:30 horas). Los responsables de la Benemérita darán indicaciones a los labradores para reducir el riesgo de partir hurtos.