Las Provincias

La Vall aplaude la anulación de la Planta de Residuos Animales

  • La Mancomunidad agradece a la Pobla del Duc su trabajo por demostrar la irregularidad de la Declaración de Interés

La Vall d'Albaida respira tranquila. La sección primera de la sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ha dado la razón al Ayuntamiento de la Pobla del Duc y anula la Declaración de Interés Comunitario de la planta de residuos animales. Para el consejero de Medio Ambiente de la Mancomunidad y alcalde de Bèlgida, Diego Ibáñez, «es la mejor noticia que nos podían dar contra una planta que afectaba a toda una comarca que prefiere desarrollar actividades respetuosas con nuestro privilegiado patrimonio natural». Ibáñez, uno de los alcaldes denunciado por participar en las movilizaciones contra la planta, señala que «debemos estar muy agradecidos al Ayuntamiento de la Pobla del Duc y su equipo de juristas para demostrar a los tribunales la irregularidad de la concesión de esta declaración».

El recurso de la Pobla del Duc se fundamentaba en la impugnación de las resoluciones tanto de la conselleria de Infraestructuras, que otorgaba la DIC en la empresa SIG renovables para la instalación de una planta de subproductos de origen animal, como la del director general de Evaluación Ambiental por la inexistencia de acceso rodado, suministros de aguas y energía eléctrica, así como la nula explicación sobre la ubicación en suelo no industrial por parte de los interesados, circunstancias que han quedado acreditadas. Asimismo, se ha cuestionado el procedimiento administrativo para obviar de manera clara ciertos factores que destapan las carencias del proyecto, como la invalidez de los informes remitidos por el anterior alcalde en funciones.

Ibáñez apunta que «han sido los tribunales los que han dado la razón a un proyecto que suscitaba el rechazo ciudadano en la comarca como demuestra la creación de la plataforma, las movilizaciones o la proposición no de ley presentada en las Cortes en de 2014 para que se suspendiera el proyecto, acciones todas que el gobierno del PP ignoró »y expresa de nuevo «la satisfacción porque se entierra un proyecto perjudicial y peligroso para la Vall por los daños que hubiera causado».