Las Provincias

Alzira actuará para evitar la entrada del agua en los colectores del barrio de les Basses

  • El concejal Fernando Pascual afirma que la obra ejecutada tratará de evitar las inundaciones que se producen de manera periódica

El problema de las inundaciones que padece la ciuda de Alzira sigue, a día de hoy, sin estar resuelto. Pese al paso de varios gobiernos municipales, aún quedan zonas que miran al cielo con temor cuando hay precipitaciones por las consecuencias que puede tener en sus barrios. Además de los episodios más graves, vividos en los años 80, en ejercicios posteriores se han producido algunos incidentes menores que han causado molestias a vecinos. Para tratar de paliar esta situación, el Ayuntamiento de Alzira está realizando obras de mejora para evitar inundaciones en la zona de la carretera de Gandia

Fuentes municipales explicaron que la gran cantidad de agua que viene por el camino de la Arena y la elevadísima cantidad de sólidos que arrastra el agua, así como las hojas de los árboles, producen el atasco de los sumideros de la calle de Gandia. Esta combinación provoca que el agua que procede del camino de Pescadores termine en la calle de Gandia, llegue hasta el barrio de les Basses y produzca así las lamentadas inundaciones en una barriada que ha venido exigiendo en los últimos años que se les ofrezca una solución cuanto antes.

Según Fernando Pascual, concejal de Gestión Urbanística, el objetivo de estas obras es minimizar el efecto negativo de las escorrentías pluviales, ya que hay constancia de que, periódicamente, con lluvias torrenciales de intensidad media y alta es altamente probable que el problema termine afectando al vecindario debido a las inundaciones que se generan. Además, cabe recordar que en este espacio hay infraestructuras como el colegio Gloria Fuertes que también se han visto afectadas en determinados momentos por los efectos de las inundaciones.

Desde el área de Gestión Urbanística del Ayuntamiento de Alzira se considera que en el pasado se han realizado medidas correctoras, como la instalación de sumideros al final del camino de los Pescadores y también en la calle de Gandia, pero estas medidas se han demostrado insuficientes, por lo que sigue siendo necesario actuar.

Pascual afirma que el proyecto actual tiene la finalidad de solucionar el tema de las inundaciones tanto en la calle de Gandia como el barrio de les Basses. «La idea inicial es que no queremos conducir las aguas por los colectores existentes, sino que directamente queremos sacarla del sistema antes de que entren», explicó.

«La experiencia nos ha demostrado que la idea de reconducir las aguas por los colectores existentes es poco efectiva, por los problemas de tierra y hojas, y además carga los colectores impidiendo que estos recojan el agua que se genera por escorrentía dentro de la misma ciudad. Desde el equipo de gobierno hemos investigado la manera de eliminarla utilizando los antiguos pasos subterráneos existentes debajo de la rotonda y que hasta ahora estaban totalmente infrautilizados».

De este modo, Fernando Pascual anunció en la jornada de ayer que en esta obra «interceptan el agua que baja del camino de la Arena, mediante unos sumideros transversales instalados al final del camino de los Pescadores, uno de 8 y otro de 16 metros de longitud, que canalizarán el agua por 4 tuberías de 400 milímetros de sección hasta una acequia abierta de unos 60 metros que llevará el agua hasta un sistema existente de drenaje que hasta ahora solo se utilizaba para la zona ajardinada existente en la zona».

Por lo tanto, concluyó el concejal responsable, «hemos conseguido, estudiando a fondo el problema y cambiando la idea base del proyecto, encontrar una solución de coste reducido que reutiliza infraestructuras existentes hasta ahora, infrautilizadas». Los vecinos de la zona y, por extensión, de toda la ciudad, confían en que la medida aplicada por el actual equipo de gobierno sea efectiva ante este problema.