Las Provincias

La planta de Guadassuar tratará 155.000 toneladas de basura desde el primer año

Los presidentes de ambos consorcios han firmado el convenio en las nuevas instalaciones. :: a. talavera
Los presidentes de ambos consorcios han firmado el convenio en las nuevas instalaciones. :: a. talavera
  • Recibirá 25.000 del Consorcio V5 y el objetivo es conseguir una tasa de rechazo inferior al 40% para ser referente en la Comunitat

La nueva planta de residuos de Guadassuar todavía no se encuentra al cien por cien de su funcionamiento ya que la mitad de las instalaciones se mantienen en la vieja planta a falta de que se acabe su construcción. Sin embargo, esta planta ya opta a convertirse en un referente en el tratamiento de los residuos en la Comunitat.

La planta todavía se encuentra en pruebas pero tiene previsto que desde el primer año de funcionamiento trabaje a pleno rendimiento. «Se gestionarán 130.000 toneladas de la Ribera-Valldigna y 25.000 de la Costera, 155.000 toneladas desde el primer año. Además, las especiales características y tecnología puntera de esta planta permitirá recuperar hasta 20.000 toneladas más de basura que hasta ahora iba a los vertederos», ha explicado el presidente del Consorcio de Residuos Ribera-Valldigna, Salvador Montañana.

Y es que se ha firmado un convenio con el Consorcio V5, que atiende a las comarcas de la Costera, Canal, Vall d'Albaida y Safor, para que puedan procesar hasta 25.000 toneladas de residuos en esta planta. Con la firma de este convenio, el presidente de Ribera-Valldigna ha destacado la «solidaridad entre consorcios» y el objetivo de la entidad de «ser consorcio que vincule las políticas ambientales de basura de toda la Comunitat» debido a su situación geográfica central y por la tecnología puntera de las nuevas instalaciones de tratamiento.

Montañana ha anunciado que se ha pedido a la Generalitat que en las nuevas infraestructuras se habilite una sala para la comisión de coordinación de consorcios de la Comunitat, dentro del anhelo de convertirse en un referente en la gestión de residuos. «Queremos ser ejemplo de las cosas bien hechas y la mejora del medio ambiente», ha añadido Salvador Montaña.

En este sentido, en las nuevas instalaciones de tratamiento se conseguirá reducir de forma considerable las toneladas que se vierten al vertedero. Se pasará de un porcentaje de rechazo de 65%, actual en la planta antigua, al 48% en la nueva lo que suponen 20.000 toneladas menos que se convierten compost o subproductos.

Estas cifras se mejorarán cuando esté en pleno funcionamiento la nueva instalación de Guadassuar, que se prevé en año y medio. Entonces la tasa de rechazo será del 40% o incluso se rebajará sobre el 30% para conseguir uno de los mejores niveles del Estado, según las cifras del Consorcio.

Respecto al convenio firmado con el Consorcio V5 (COR) se ha determinado un máximo de 25.000 toneladas anuales. Unos residuos que se reducirán durante los meses de julio y agosto cuando aumenta el tratamiento por la campaña de verano en la zona costera de la Ribera y la Valldigna.

Cabe recordar que el COR no tiene ninguna planta de tratamiento ni vertedero en su zona de influencia por lo que necesitan llevar la basura a otras más lejanos que encarecen el transporte. Con el convenio firmado con Ribera-Valldigna se consigue una reducción de costes de más de 400.000 euros.

«Era muy importante para nosotros encontrar un lugar donde tratar los residuos ya que los llevamos a las plantas de Algimia, Manises o Valencia y por la distancia se encarece el transporte», ha explicado el presidente del COR, Roger Cerdà.

Con este acuerdo, al encontrarse la planta de Guadassuar a menos de 30 minutos de algunas de las comarcas de este Consorcio no es necesario realizar la transferencia por lo que también suponen una reducción de costes.

«Es un ahorro económica para el COR pero también de reducción de dióxido de carbono que equivale al consumo anual de 500 viviendas», ha especificado Cerdà.

Para el COR una de las prioridades es conseguir un acuerdo para decidir donde se ubica la nueva planta de tratamiento, exigida por la ley y que acabaría con los problemas actuales.

En estos momentos hay tres municipios (Bufali, Rótova y Vallada) dispuestos a albergar estas instalaciones pero están pendientes de realizar consultas a los vecinos. «Ahora hay decidir que modelo queremos, si se construyen una o varias plantas. El próximo año llegaremos a un acuerdo en este sentido y a partir de ahí iniciar los trámites para la ejecución de las obras», ha apuntado el presidente del COR. Unos trámites que llevarán varios años por lo que en estos momentos se centran en determinar la hoja de ruta para que no vuelvan a surgir conflictos como el de Llanera de Ranes.