Las Provincias

Cerdà reconoce los daños causados al retablo del s. XVI

El alcalde de Xàtiva no ha tenido más remedio que suscribir de la cruz a la raya lo publicado por LAS PROVINCIAS en esta sección acerca de los daños sufridos en el desmontaje, traslado y montaje del retablo del s. XVI que hasta la inauguración del Museo de BB.AA. se encontraba expuesto en el del Almudín. Roger Cerdà Boluda no le aporta al Síndic de Greuges, José Cholbi, el calendario de los trabajos de restauración que éste le exigió en un oficio fechado el pasado día 6 pero le asegura que los llevará a cabo Culturarts y que este departamento de la Administración autonómica se ha comprometido a concluirlos antes de que concluya 2017. En su respuesta al Síndic, Cerdà le comunica que le informará de la fecha concreta de inicio de esta delicada tarea en cuanto se le comunique a él, al tiempo que le garantiza que la corporación ha reservado la partida necesaria para hacer frente a este gasto en el presupuesto. Por último, Cerdà confía en "dar satisfacción tanto al Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural como a esa Sindicatura de Greuges" después de asegurar que su Gobierno presta "un cuidado y una atención especiales" a la riqueza patrimonial de una ciudad calificada de conjunto histórico-artístico. Extremo que ambas entidades han puesto en duda.

Fosas dobles y no pequeñas como las de aquí. Leemos que el Ayuntamiento de Murcia va a construir 250 fosas dobles nuevas, a parte de las 50 que han revertido al municipio y una vez rehechas van a ser puestas a la venta, y no podemos evitar que nos venga a la memoria la concatenación de pifias acontecidas durante las obras del último bloque de nichos encargado por la corporación setabense. Cuanto más vueltas le da la gente al desastre, y en estos días es comentario obligado entre cuantos acuden al cementerio a honrar a sus difuntos, más absurdo lo encuentra. Porque si nos pillara de nuevas que el nicho es pequeño para el tamaño del féretro que se pretende sepultar en él, tendría disculpa. Pero quien más quien menos ha oído hablar del mal trago que han pasado no pocas familias al ir a enterrar a un pariente en la hornacina donde descansan sus mayores y encontrarse con que el ataúd, de mejor presencia que los de antes, no cabía en el agujero y no tuvieron más remedio que arrancarle cruces, patas, asas y todo lo que sobresaliera de la caja. Especialmente sonado fue, como se recordará porque la inhumación se produjo en presencia de la prensa, todo lo que hubo que hacer para que los restos de Emilio Baldoví (Bruno Lomas), traídos de Valencia en una poderosa arca, descansaran en una tumba de su estirpe.

Unos parados habrían salido del INEM y el consistorio del apuro. Es que si por lo menos el Ayuntamiento de Xàtiva hubiera contratado a parados de larga duración para erigir las nuevas sepulturas habría rescatado del INEM a 28 desocupados, como ha hecho el Ayuntamiento de Águilas. Pero se empeñaron en sacar la obra a concurso y adjudicársela a la oferta más barata, y así les está luciendo el pelo: nichos inocupables. La corporación aguileña, en cambio, está encantada de cómo han rehabilitado 600 nichos, etc.

Dos plantas son menos que dos kilómetros. No vean la de moños que se ha puesto el servicio de mantenimiento del río Mijares porque ha erradicado dos ejemplares (2) de la planta invasora sudamericana miraguano falso ('Araujia sericifera') que crecían en las lagunas artificiales de Almassora. Combatiendo contra la especie no menos exótica e invasora que ha colonizado amplios tramos del río Albaida nos gustaría ver a estos guapos protectores de la flora y la fauna autóctonas. No porque sean malos profesionales, sino porque en Manuel no son dos los ejemplares de 'Ludwigia grandiflora' detectados, sino dos kilómetros colonizados por esta planta procedente de Norteamérica. Y en el paraje de la Cova Negra de Xàtiva se ha implantado con tal fuerza que hay tramos donde apenas se aprecia el curso del agua.

En Cataluña no son xenófobos botánicos. La publicación Flora Catalana, en cambio, no tiene el menor reparo en incluir a la 'Ludwigia grandiflora' en su catálogo de "espècies del nostre entorn", aunque no oculte su procedencia. Anécdota que no hace más que alimentar la tópica creencia de que «los catalanes se apropian de todo». No en vano en su completa relación de plantas existentes en Cataluña figura también la 'Araujia sericifera' a la que el Consorcio del Mijares atribuye una capacidad invasiva extraordinaria, como demuestra el hecho de que se haya extendido por la mayoría de las comarcas litorales. Así como el 'Myriophyllum aquaticum', de origen suramericano, detectado en este caso por Agró en los ríos Cànyoles y Albaida.

Mal protege el que señala dónde atentar. Sin abandonar el medio ambiente, vamos a ponernos un poco senequistas y pesimistas. Es plausible que una organización como Acció Ecologista-Agró trascienda el trillado marco de la denuncia y la vindicación y coopere en el estudio y la investigación sobre el estado en que se encuentra nuestro hábito natural. Lo que ya no está tan claro es que meritorios trabajos suyos, como el del Proyectos Emys, terminen resultando beneficiosos para el bien que se pretende proteger. En este caso, las tortugas que pueblan los ríos de La Costera. Porque si ya resulta temerario hacer público en qué ríos concretos de nuestro territorio hay tal o cual animal, aunque sea el más rápido de la creación, señalar que en Vallada hay 36 Mauremys leprosas y en Moixent 4 podría llevarlas a una muerte segura a manos de cualquier descerebrados bípedo autóctono. Ver Chella. ¿O no han oído hablar en Agró de que hay quien dispara contra todo lo que se mueve? No digamos si encima lo hace a paso de tortuga.