Las Provincias

El COR y la Vall d'Albaida acuerdan impulsar un nuevo Plan de gestión de residuos

Acuerdo firmado en la jornada de ayer. :: lp
Acuerdo firmado en la jornada de ayer. :: lp
  • Ambos organismos llegan a un «acuerdo histórico» tras una década de conflictos e instan a 14 municipios a que se consorcien

El Consorcio de Residuos V5 (COR) y la Mancomunitat de la Vall d'Albaida han puesto fin al conflicto que mantenían desde hace una década, gracias al acuerdo firmado y que ambas partes han calificado de «histórico». Gracias al mismo, el Consorcio se compromete a acelerar los trámites para que la plante de tratamiento de la Vall pueda ser pronto una realidad y a buscar la fórmula jurídica y técnica para encajar el Plan de Minimización en un modelo de gestión.

El presidente del ente de residuos, Roger Cerdà, y el de la Mancomunitat de la Vall, Vicent Gomar, sentaban en el día de ayer, en la sede del organismo comarcal en Ontinyent, las bases de un nuevo marco de colaboración y que pasa página a años de desavenencias. El presidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez, y el secretario autonómico de Medio Ambiente y Cambio Climático, Julià Àlvaro, han acompañado a los responsables de los entes supramunicipales en el acto para demostrar el respaldo de las administraciones provincial y autonómica. El acuerdo busca superar el conflicto por la gestión de la basura tras diez años de enfrentamientos y posturas enconadas. También han estado presentes en la rúbrica más de una veintena alcaldes y concejales de la Vall d'Albaida de las diferentes formaciones políticas.

El acuerdo comporta varios compromisos para seguir avanzando en la gestión de residuos. Por un lado, el COR explorará las posibilidades jurídicas y técnicas para poner en marcha un nuevo plan de gestión donde pueda encajar el Plan de Minimización comarcal de la Vall d'Albaida. El organismo encargado del tratamiento y la eliminación de la basura de cinco comarcas promete acelerar los trámites para que la planta de residuos propia que la Vall reivindica desde hace dos décadas se por fin una realidad. De momento, la opción más factible para albergarla es Bufali, el único municipio que se ha postulado en el proceso participativo iniciado por el COR para buscar emplazamientos.

El convenio también conlleva que el COR haya incluido una partida en el presupuesto de 2017 para compensar a la Mancomunitat por los sobrecostes en el transporte y transferencia de la basura, tal como demandaba el órgano comarcal. Además se instaurará un nuevo modelo de relación entre las empresas concesionarias del Consorcio y la Mancomunitat, para que el ente comarcal pueda recuperar parte de la autonomía perdida en 2014 en materia de gestión de los residuos y resucitar el Plan de Minimización.

Como contrapartida al acuerdo, la Mancomunitat se compromete a mediar con los municipios de la Vall d'Albaida que todavía no están consorciados, un total de 14, entre ellos Ontinyent, para que se integren en el COR lo que les dará «voz y voto» en las asambleas y ya podrán decidir sobre aspectos como el recibo de la basura. La tasa del Consorcio de Residuos seguirá girándose a las poblaciones de la Vall, en cumplimiento de la legislación que regula la gestión de los residuos, que no se ha visto alterada. Los municipios podrán participar de la elaboración de las ordenanzas e implicarse más en el funcionamiento del COR.

Julià Àlvaro ha subrayado que el acuerdo al que se ha llegado «es un punto de inicio» en el camino para «desencallar» una situación «embarrada» desde hacía demasiados años de batalla judicial y denuncias entre COR y Mancomunitat. El secretario autonómico define como «ejemplar» el Plan de Minimización de la Vall d'Albaida y señala como principal objetivo la reducción de residuos en el área de gestión. También ha hecho un llamamiento para «buscar una solución dialogada y de consenso» antes de decidir sobre dónde se emplaza la planta de residuos de la comarca, que podría iniciarse antes de que acabe la actual legislatura, según ha apuntado.

El presidente de la Diputación y alcalde d'Ontinyent, Jorge Rodríguez, ha definido el convenio que pone fin a la guerra de las basuras en la comarca como «un sueño que parece hacerse realidad». Rodríguez pide «superar la imposición que no negaba la capacidad de diálogo a los municipios de la Vall d'Albaida» y reivindica la preservación del Plan de Minimización.

Rodríguez, sin embargo, advierte de que todas las administraciones han de trabajar unidas para que el acuerdo «no se quede en papel y sea una realidad».

Por su parte, el presidente del COR y alcalde de Xàtiva, Roger Cerdà, ha señalado que la pacificación del conflicto en la Vall d'Albaida era un objetivo prioritario del mandato. Considera que se trataba de una «situación anómala» que había que solucionar «cuanto antes». «Esperamos que juntos podamos trabajar por un objetivo compartido: la reducción residuos y la mejora de la gestión», ha manifestado el presidente del COR.

El presidente de la Mancomunitat, Vicent Gomar, ha invitado a las municipios que todavía están fuera del COR a sumarse para convertirlo en un verdadero órgano de gestión de residuos.