Las Provincias

Cullera prueba un nuevo sistema ecológico para eliminar los chicles del pavimento

El Ayuntamiento de Cullera quiere acabar con la suciedad incrustada en el pavimento como son los chicles y los grafitis y es por ello que está probando en estos días un nuevo sistema ecológico de limpieza que elimina de forma rápida y eficaz un problema que se extiende en toda la ciudad y que constituye una alternativa al actual baldeo.

Concretamente, es la empresa concesionaria del servicio de limpieza la que está testando esta nueva forma de luchar contra lo que ya se considera una 'plaga'. Son muchos los chicles pegados en las aceras, una situación a la cual el gobierno municipal está dispuesto a poner fin en palabras del concejal delegado del área, Hugo Font.

Si finalmente los resultados son los esperados, el municipio llevará a cabo un plan intensivo de limpieza de las vías públicas por barrios con el que espera eliminar decenas de miles de chicles y acabar con la suciedad incrustada en el pavimento y en zonas donde el sistema de riego y las máquinas no llegan.

«Hemos detectado que los procedimientos actuales no resultan efectivos con este tipo de suciedad que es resistente y se acumula en lugares muy concretos, lo que transmite la sensación de poca limpieza. Por eso queremos invertir más, puesto que es importante no sólo que las calles se limpien sino que el ciudadano lo perciba», indica Font.

El sistema, que está dando resultados positivos, permite actuar sobre cualquier tipo de superficie sin dañarla. El equipamiento desintegra los chicles mediante un proceso de temperatura de alrededor de 190º C con un producto sin componentes químicos. Además, no modifica los materiales tratados y deja las superficies con el aspecto que tenían inicialmente. Para conseguir este efecto emplea vapor y abrasivos ecológicos hechos con corteza de nuez, almendra y bicarbonato.