Las Provincias

Alzira aprueba un nuevo plan para contratar a 35 parados de entre 30 y 45 años

Integrantes de uno de los programas de empleo de Alzira en las instalaciones de Idea. :: lp
Integrantes de uno de los programas de empleo de Alzira en las instalaciones de Idea. :: lp
  • Xàtiva también da trabajo a 15 usuarios de Bienestar Social con el objetivo de facilitar su integración en el mundo laboral

La reducción de los índices de paro en una de las prioridades de los municipios por lo que en los últimos años se han puesto en marcha diferentes programas para intentar rebajar el número de parados. Estos planes municipales van destinados a un sector concreto de personas, normalmente las más afectadas por la falta de empleo.

El último plan puesto en marcha por el Ayuntamiento de Alzira está destinado a parados de entre 30 y 45 años, un grupo de edad que habitualmente no forma parte de otros programas que ya funcionan de forma regular.

'Fem ocupació' es el nombre de este plan que dará trabajo a 35 personas en los departamentos municipales para la realización de obras y servicios de interés general y social. Y es que según los datos facilitados por el Ayuntamiento, este grupo de edad tiene una tasa de paro de más del 44% en aquellas personas que no tienen formación.

El Consistorio invertirá 130.000 euros en este programa y la duración de los contratos será hasta finalizar el año a jornada completa y se utilizarán las baremaciones de la bolsa del Pla Famílies.

«Resulta imprescindible para el Ayuntamiento de Alzira articular un plan de empleo de emergencia como medida que dé oportunidades y contribuya a facilitar el acceso al mercado de trabajo a las paradas y parados, así como a colectivos vulnerables», ha señalado el concejal de Promoción Económica, Ivan Martínez.

Otro de los municipios que ha puesto en marcha un programa para facilitar el acceso al mercado laboral a los desempleados es Xàtiva. En este caso, 15 usuarios de los servicios de Bienestar Social trabajarán seis meses en distintos departamentos municipales gracias a la puesta en marcha de la segunda fase del Programa de Políticas Inclusivas que arranca hoy.

El Ayuntamiento destinará 90.000 euros a este programa, cuyo objetivo general es facilitar la integración de sus beneficiarios en el mundo laboral, ofreciéndoles un trabajo como elemento estructurador de la vida, de la integración y del conjunto de relaciones sociales. Los beneficiarios han sido seleccionados por el equipo social base del Ayuntamiento entre los usuarios que cumplen una serie de requisitos señalados en el programa.

La concejala de Bienestar Social, Xelo Angulo, ha explicado que «esto es una demostración más de que nosotros rescatamos personas. Después de que el equipo social base evaluara los resultados de la primera fase, se ha decidido continuar con el Programa de Políticas Inclusivas, ya que las personas han conseguido normalizar su estilo de vida. Algunos que estaban en riesgo de desahucio, lo han evitado porque han podido hacer frente al pago de alquileres. Otros que tenían problemas de absentismo escolar con sus hijos han logrado escolarizarlos gracias al seguimiento del equipo social. En definitiva, los resultados de la primera fase han sido muy positivos y esperamos que también lo sean en la segunda».

Las personas contratadas reforzarán algunos servicios municipales. Trabajarán 25 horas a la semana, entre lunes y domingo, durante seis meses. Algunas de estas personas estarán en diferentes puntos de interés para ampliar el horario de visitas. Por ejemplo, gracias a esta intervención, el convento de Sant Domènec podrá estará abierto al público y para visitas turísticas, de lunes a viernes, de 9.30 a 14.30 horas. El jardín del Palasiet abrirá de martes a viernes, de cuatro a siete de la tarde; sábados, de diez a dos y de cuatro a siete y domingos de once a dos y de cuatro a siete.

Un servicio municipal que se verá especialmente reforzado por los nuevos trabajadores será el servicio de asistencia domiciliaria, con tres de las quince personas incorporadas. Otras instalaciones municipales donde irán destinados los beneficiarios del Programa de Políticas Inclusivas son el convento de San Agustín, el Centro Cultural Xàtiva, la Casa de la Juventud, el castillo, la brigada de servicios urbanos o la misma Casa de la Ciudad.

Para formar parte de este programa se deben cumplir una serie de requisitos, como la condición de ser usuarios de Bienestar Social, ser parado de larga duración, con riesgo o en situación de exclusión social, estar empadronado en Xàtiva o que su unidad familiar no tenga ningún tipo de ingreso.

Para poder supervisar el correcto funcionamiento del programa, se establecerá un plan de seguimiento entre los beneficiarios y los servicios sociales municipales. Con este seguimiento, se evaluarán las tareas desarrolladas, la participación e implicación del usuario en el programa y aspectos relativos a la asistencia y puntualidad en el puesto de trabajo.

La concejala ha insistido en que «entre los objetivos específicos del programa figura proporcionar una estabilidad económica, facilitar la inclusión social e inculcar hábitos que los beneficien en su vida diaria».