Las Provincias

La Ribera Baixa inicia su nuevo plan de turismo junto a Diputación y Consell

Un instante de la firma. :: lp
Un instante de la firma. :: lp
  • El documento permitirá invertir 900.000 euros en los próximos tres años para ofrecer nuevas rutas cicloturistas y un centro de formación

La Mancomunitat de la Ribera Baixa ha comenzado ya a dar los primeros pasos en el desarrollo del Plan de Competitividad Turística que, en virtud del convenio suscrito con la Diputación y la Generalitat, le permitirá invertir en los próximos tres años un total de 900.000 euros con los que desarrollar un plan de promoción en materia de Turismo y acometer los proyectos necesarios para completar la oferta de los municipios de su comarca con nuevas rutas cicloturísticas, un centro de formación y la aplicación de las nuevas tecnologías.

Tal como explicó el presidente de la mancomunidad y alcalde de Corbera, Jordi Vicedo, después de estas primeras reuniones, la apuesta más importante de las proyectadas por la mancomunidad es la creación de una serie de rutas turísticas, planteadas desde la triple perspectiva ciclista, peatonal y ecuestre, que unan todos los municipios y permitan vertebrar la comarca. «En principio la idea es generar dos grandes rutas que servirían para poner en valor los recursos paisajísticos y patrimoniales de la Ribera Baixa, aunque no descartamos generar otras menores, que discurran únicamente por dos o tres municipios», ha declarado Vicedo. El objetivo para este último trimestre de 2016 es adjudicar el proyecto de redacción de las rutas principales y adquirir parte de la señalética.

Paralelamente, el Plan diseñado para la comarca contempla al recuperación y rehabilitación del Molino de Monsalvà, un antiguo molino del siglo XIV, actualmente sin uso, que utilizaba las aguas de la denominada 'Sequia del Rei' de la que salía un ramal justo antes de llegar al molina y que se hacía pasar por el interior de sus instalaciones, de manera que se obtenía la energía necesaria para realizar las funciones del molino. Aprovechando la inversión del Plan de Competitividad Turística, este edificio de origen medieval, situado en el municipio de Polinyà de Xúquer, se quiere transformar en aula de formación permanente.

Vicedo avanzó que los cursos en este centro, que aspira a ser un núcleo potente de difusión formativa en materia de turismo, girarán en torno a dos temáticas principales: la cocina y la agricultura ecológica. «Nuestra intención es generar programas formativos de larga duración, tendentes a ofrecer una especialización en ambas materias que, desde la perspectiva de la promoción turística y el desarrollo local de la zona, tienen un gran potencial. No descartamos sin embargo ofrecer cursos técnicos, más cortos, sobre otras temáticas que puedan ser demandadas tanto por los comerciantes y vecinos de la comarca, pero siempre desde la perspectiva de su aplicación al desarrollo turístico de la zona», concluyó.