Las Provincias

La retirada de Mora aboca a Dulces Campos al cierre

Los dueños de la pizzería Il Padrino Due renunciaron a la gestión de Dulces Campos al término del contrato anual suscrito a finales de 2013. Y, si no se produce ninguna novedad de última hora, todo apunta a que la prestigiosa Pastelería Mora, de Ontinyent, hará lo propio en cuanto expire el suyo a finales del presente mes de octubre. El precio del alquiler del local es, al decir de las fuentes consultadas, el detonante de la renuncia. Para Francisco Mora, SA constituye un desagradable contratiempo porque era la primera vez que trataba de expandirse fuera de su feudo de Ontinyent, donde se fundó en 1793 y cuenta con un gran obrador y cuatro establecimientos. Dulces Campos, por su parte, abrió sus puertas en 1915. Y si no surge un nuevo inquilino las cerrará poco después de cumplir los 101 años, dada la ocupación de la actual heredera y el interés que ha mostrado en desprenderse del negocio. Máxime tras abrir una franquicia de L'Ibèric en Murcia. Los empleados, de hecho, se temen lo peor.

Bodas, bautizos y defunciones. El censo de las parroquias de Xàtiva registró un movimiento desigual este verano. En julio, el número de bautizos y de defunciones fue de cinco y doce, respectivamente en la de la Merced y Santa Tecla; de uno y cinco, en la de San Pedro; de seis y tres, en la del Carmen; de ocho y cuatro, en la de la Seo y de siete y uno, en la de Santos Juanes. Lo que arroja un saldo total de 28 nacimientos frente a 25 defunciones. Situación que varió completamente en agosto al celebrarse muchos menos bautizos por razones puramente climáticas y vacacionales. Durante dicho mes la Merced y Santa Tecla oficiaron un bautismo y catorce entierros; el Carmen, uno y cuatro, respectivamente; la Seu, cuatro y cinco; Santos Juanes, un bautizo y ninguna defunción; y San Pedro, al revés, ningún bautizo y siete defunciones. Siendo el saldo total de siete nacimientos frente a treinta entierros.

Nombres para todos los gustos. En el capítulo onomástico sorprende el furor que está causando entre los niños el nombre de Erick, Erik y Eric, que de todas estas maneras han sido inscritos en el registro civil en estos dos meses, y, en menor medida, Alexis. La palma entre las niñas se la lleva Paula. Llama la atención también la dura resistencia que está planteando el santoral tradicional ante la invasión de nombres extranjerizantes, así como la presencia de formas valencianas (Marc y Ferran), de apocorísticos autóctonos como Nela o de fenómenos naturales, como Ona. Bodas por la Iglesia únicamente se celebraron dos, en agosto y en la Colegiata Basílica de Santa María.

La presión ha de ser oficial. En algo tiene razón la iniciativa cívica Centre Històric de Xàtiva. Alguien tendrá que hacer comprender al banco que se quedó con el Real Monasterio de Santa Clara de Xàtiva tras la quiebra de la empresa aragonesa que lo adquirió en 2006 que este monumento no es un solar, ni una nave industrial, un edificio a medio construir o una vivienda que la entidad se ve obligada a quedarse por impago de sus créditos. Diferimos, sin embargo, respecto a quién debe llevar a cabo esta tarea. A nuestro modo de ver, no son los ciudadanos quienes han de presionar al banco para que no se desentienda de este bien de interés cultural (BIC), sino la Administración. El Ayuntamiento es el que tiene que exigirle al banco el cumplimiento de sus obligaciones legales en punto a conservación y régimen de visitas. Máxime cuando sólo a simple vista se aprecia desde la calle una amenaza de desplome en la espadaña.

El abad refuerza el equipo de La Seo. El abad José Canet Canet ha hecho un fichaje de campanillas para su equipo, si se nos permite la licencia deportiva. Ha rescatado al sacerdote 'socarrat' Joaquín Núñez Morant del ostracismo en el que se encontraba desde que distanció del anterior mitrado, Arturo Climent Bonafé, y ha reforzado el ataque con dos religiosos extranjeros, los padres Juan Ntirampeba y Renovado Manarigo, procedentes ambos de Gitega, en Burundi. Licenciado en Historia, el reverendo Núñez completó estudios en la Universidad Gregoriana de Roma. Perteneció al cabildo catedralicio de la Valencia y al de la Seo. Se jubiló en el año 2005 siendo párroco de Ayora, tras lo cual fue adscrito a la parroquia de la Merced y Santa Tecla para que ayudara y sustituyera al titular, Juan Aguilar, en su ausencia. Posteriormente, ya en el año 2008, el arzobispado lo nombró administrador de San Antonio Abad, de la localidad Canals. Núñez, de verbo acerado, llegó a polemizar con Climent por escrito y con publicidad.