Las Provincias

Los drones de vigilancia comienzan a sobrevolar en pruebas Algemesí

Uno de los vuelos de prueba por Algemesí. :: lp
Uno de los vuelos de prueba por Algemesí. :: lp

El Ayuntamiento de Algemesí y la Universitat Politècnica de València (UPV) firmaron a final del pasado mes de febrero un acuerdo para iniciar un proyecto sobre vigilancia de los campos mediante aeronaves por control remoto, drones.

Desde ese momento el departamento de informática de sistemas y computadoras y el departamento de ingeniería cartográfica han trabajado con representantes de la Cooperativa de Algemesí y la policía para tener un completo mapa del término municipal y sus necesidades de vigilancia en las temporadas más sensibles de recogida de cultivos como las de naranja o de caqui.

La fase de investigación ha finalizado y los técnicos ya conocen que clase de aeronave y de cámara utilizar para llevar a cabo este trabajo, así como el análisis del término municipal, por lo que ya se podrán llevar a cabo pruebas más concretas.

«Se trata de una medida con la que queremos dos cosas. Una tiene un aspecto disuasorio y otra de control de vigilancia. Somos conscientes que es muy difícil poner puertas al campo y el término municipal es muy grande pero vamos a ponerlo más difícil por lo que respecta a robos de cosechas, en instalaciones o casas de campo», asegura la alcaldesa de Algemesí, Marta Trenzano.

El uso de esta nueva tecnología, los drones, cada vez más extendida en diferentes ámbitos, también se ha querido probar para vigilar los cultivos. Algemesí es uno de los primeros municipios donde se está estudiando la viabilidad de esta técnico que necesita un estudio previo para ser más efectiva.

Ahora comenzarán los vuelos de pruebas por el término para seguir analizando las necesidades de este servicio. Tras los primeros análisis, la Universitat Politècnica de València estudia mejorar el radio de acción de los coches de la patrulla rural con estas aeronaves. El responsable del proyecto, Israel Quintanilla, ha indicado que la propuesta pasa por incorporar un dron controlado desde un coche patrulla lo que facilitaría a la policía un radio de alcance de vigilancia de un kilómetro.