Las Provincias

El Consorcio y la Vall d'Albaida alcanzan un acuerdo para la gestión de los residuos

Un camión de residuos vacía un contenedor. :: lp
Un camión de residuos vacía un contenedor. :: lp
  • Ontinyent se felicita por el documento aprobado, que contempla crear las instalaciones previstas y la colaboración entre las diferentes empresas

El Gobierno de Ontinyent se felicitó ayer por el acuerdo al que han llegado el Consorcio de Residuos (COR) y la Mancomunidad de Municipios de la Vall d'Albaida para la gestión integrada de los residuos en la comarca. Se trata de un acuerdo que incluye el cumplimiento del Plan de Minimización de Residuos de la comarca tras más de una década de conflictos, y que ha sido aprobado tanto por la asamblea del COR como por la de la Mancomunidad sin ningún voto en contra de PSPV, Compromís y PP. «A pesar de que hay que ser prudentes, pensamos que es un acuerdo que sienta las bases para cerrar el conflicto de la basura y conseguir una mejor gestión de nuestros residuos», según fuentes del Gobierno de Ontinyent. Los detalles del acuerdo, en cuanto a Ontinyent, fueron explicados a los representantes de la plataforma de la basura en una reunión en el Ayuntamiento de Ontinyent.

En concreto, este acuerdo establece que el Consorcio de Residuos deberá explorar todas las posibilidades técnicas, económicas y legales para configurar un modelo de gestión de residuos, con especial sensibilidad hacia la comarca de la Vall d'Albaida y los principios que inspiran su Plan de Minimización de Residuos. Además, el COR colaborará con la Mancomunidad para poder hacer realidad las instalaciones previstas en este Plan, dando además la máxima celeridad a los trámites para la obtención de las licencias de construcción y puesta en marcha de una planta de valorización y eliminación de residuos, que en cuanto a la Vall d'Albaida todo apunta a la población de Bufali, la única localidad que ha pedido oficialmente acoger la instalación.

Por otra parte, el COR se compromete a propiciar un marco de colaboración entre las empresas concesionarias de gestión de residuos urbanos dependientes de los dos entes firmantes; tramitar las pertinentes modificaciones del proyecto de gestión, y plantear al concesionario del servicio una novación bilateral del contrato, siempre que sea jurídicamente factible, y contando con el aval del Consejo Jurídico Consultivo de la Comunitat Valenciana. Igualmente, el Consorcio se compromete a ofrecer todo su apoyo jurídico y administrativo a los municipios de La Vall d'Albaida, así como realizar las campañas y acciones divulgativas necesarias en estas localidades.

Por su parte, la Mancomunidad de Municipios de la Vall d'Albaida, se compromete a intermediar para que todos los municipios que forman parte de la Mancomunidad estén consorciados y tomen posesión como miembros del Consorcio; a colaborar con el Consorcio para aprobar y hacer realidad el proyecto de gestión de residuos del Consorcio (en el seno del cual se integrará con las instalaciones previstas en su Plan de Minimización); propiciar un marco de colaboración entre las empresas concesionarias de la gestión de los residuos urbanos; y aceptar la inmediata puesta en funcionamiento de la instalación de transferencia de la Vall d'Albaida y utilizarla (en el que los residuos de la Vall se refiere) durante el tiempo que dure el período transitorio del Proyecto de gestión de residuos del Consorcio.

Todo esto fue transmitido a los representantes de la Plataforma del Fem por parte del concejal coordinador de Territorio Jaime Peris, la concejala de Sostenibilidad Patricia Folgueras, y Enrique Pastor, en representación de la Conselleria de Medio Ambiente. En el encuentro se ha dado a los asistentes todos los detalles sobre el acuerdo y también sobre la situación de los recibos de la basura. Respecto a los mismos, se explicó que los recibos de 2016 han visto paralizado su cobro por parte de la Diputación de Valencia a petición del Ayuntamiento de Ontinyent, que detectó que en el convenio que permitía la corporación provincial cobrar sus recibos estaba vencido, y por lo tanto hasta que no se renueve este convenio el cobro de estos recibos está suspendido.

En cuanto a los de los ejercicios de los años 2014 y 2015, el convenio aún estaba en vigor y se podían cobrar, según la interpretación legal, dado que el servicio se prestó. Desde el Ayuntamiento se recordó que en el mes de julio del pasado año 2015 se advirtió a los vecinos que primero abonaron la tasa y luego presentaron recurso para evitar recargos y embargos.