Las Provincias

Xàtiva paraliza un cambio de bordillos

¿A referéndum una parte del plan de inversiones? Lo que ha de someter el Ayuntamiento a referéndum, a exposición pública y a todo lo que multiplique el número de ojos que lo escruten son las obras que trame llevar a cabo. La experiencia demuestra que si, al decir del tópico, entre los valencianos abunda el 'pensat i fet', entre los concejales menudean los que 'abans de pensar-la, ja l'han feta'. Y, desde luego no la han consultado con nadie. Y si la han consultado con alguien, ese alguien debe ir al oculista, porque no ganamos para sustos.

Sin parangón desde las baldosas del real. De los aparcamientos para bicicletas en una ciudad que descansa sobre las faltas de tres montañas, pasamos al cierre al tránsito de la calle del Ángel en un ay. Sin reponernos del soponcio nos desayunamos con el asfaltado de esta calle y la de San Pedro; la plaza de la Trinidad se libró de milagro. Y de aquí, tras un paréntesis insuficiente para que una persona con gusto se recuperara de un impacto tan grande, a la construcción de unos alcorques volcánicos de tipo estromboliano en la plaza del Mercado, cuyo rechazo general ha obligado a la misma corporación a repensar el proyecto -si es que alguna vez le dieron más de una vuelta-. Envainada que no se veía en estos pagos desde que el ejecutivo de Alfonso Rus renunció a embaldosar el real con las mismas losas que han quedado para la posteridad en el margen sur de la Alameda entre Porta de Sant Francesc y Porta del Lleó. Aunque lo mejor, por lo que pudo observar LAS PROVINCIAS, estaba por llegar.

Igual será la piedra que el conglomerado. El viernes aparecieron tres palets de bordillos prefabricados en el lado norte de la Alameda de Jaime I. Uno a la altura del otrora San Remo, el segundo a la de Pebre Negre y el tercero, a la de Canela y Clavo. O lo que es lo mismo: ante las mismas narices de la corporación. Palets que no tardaron en esfumarse por arte de birlibirloque, ya que el sábado por la mañana habían desaparecido sin más motivo aparente que un cambio de parecer de las autoridades locales. No sabemos si porque sólo falta someter a los vendedores ambulantes desalojados de la plaza del Mercado a un nuevo tormento; porque alguien ha caído en la cuenta tarde que la inmensa mayoría de bordillos está bien y que los que están sueltos no hay más volverlos a poner en sitio o porque como llevan al retortero a la colla montando y desmontando tinglados no era éste el lugar donde debían ser descargados. Una cosa es incontestable: sustituir los bordillos genuinos de piedra natural por los de conglomerado es del género tonto, como se pudo comprobar en su día en los adoquines de Montcada, Mercado, Pi o Sant Francesc. Pero como desde hace 21 años y cuatro meses los distintos gobiernos que ha tenido la ciudad valoran más el asfalto que el adoquín, cualquiera acierta la razón última de este trasiego.

El porqué de los referendos. Estamos empezando a pensar que no es que sean partidarios de la democracia directa. Es que son conscientes de que la forma más segura que tienen de no equivocarse ellos es trasladarle la responsabilidad de decidir nuevamente a los ciudadanos que les eligieron. No se nos ocurre otra explicación tras la concatenación de cantadas que han protagonizado en un año y cuatro meses.

La tropelía del claveteado a que fue sometido el retablo de la Transfiguración (Siglo XVI) durante su reubicación en el Museo de BB.AA., denunciada en exclusiva por LAS PROVINCIAS, ya ha supuesto algo más que un tirón de orejas del Síndic de Greuges al Ayuntamiento. El informe de Culturarts invalida los argumentos esgrimidos por el director y recomienda emplear un sistema de anclaje de las tablas al soporte menos agresivo para que obra no parezca un cinturón garrulo. Menos de un mes tiene Ángel Velasco para presentar un proyecto alternativo o las alegaciones que estime oportunas.

La sanción por la antena llegará. El puro por infringir la ley de Patrimonio Histórico Español y el Código Penal al promover la instalación de una enorme antena en El Bellver, la segunda en el recinto de la alcazaba tras la que cobija el castillo menor, todavía no ha llegado. Pero pierdan cuidado que llegará de manera más contundente porque en este caso lo que se ha incumplido es la ley. Y si no es la oposición, que no está para muchos trotes, será la asociación Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural la que se exija su observancia y, en caso contrario, reclame la sanción a que hubiere lugar.

La guerra de las visitas. La guerra de visitas guiadas por la ciudad entre dos de los partidos integrantes de la coalición que gobierna el municipio llegó este fin de semana al delirio. EU replicó al plagio de Compromís, que había anunciado la suya, inspirada en las poesías que Vicent Andrés Estellés dedicó a Xàtiva, para la noche del viernes, convocando a toda prisa una para el sábado por la mañana, con guía turístico titulado y con escalas en la torre del Sol, Sant Feliu, la nevera y recorrido por el castillo. Olvidando ambos que la corporación de la que forman parte tenía convocada una, totalmente gratuita, para las diez de la mañana del domingo que giraría en torno a los lugares y monumentos relacionados remotamente con la conquista de la plaza por las tropas de Jaime I en mayo de 1244, seis años, por tanto, después de la entrada en Valencia.

La JLF no quiere ser menos. Pero es que no acaba ahí la cosa. Como es evidente que se ha puesto de moda, la Junta Local Fallera ha convocado su propio paseo, al precio de un euro, para las 23 horas del martes por 'La Xàtiva noble'. La cuestión ahora es saber cuánto tardarán en reaccionar y cómo se tomarán los cicerones acreditados la competencia desleal que les realizan los intrusos en alguna de ellas. El mercado potencial no es ilimitado y tarde o temprano se acabarán los posibles interesados en dar una vuelta por los rincones más destacados del casco antiguo contando con la ayuda de un experto en historia local.