Las Provincias

Intervienen en Chella 70.000 caliqueños falsos

Parte de la mercancia requisada. :: lp
Parte de la mercancia requisada. :: lp
  • La Guardia Civil detiene a seis personas por los presuntos delitos contra la salud pública, derecho de los trabajadores y blanqueo de capitales

Una investigación conjunta desarrollada por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Valencia y funcionarios de Vigilancia Aduanera, con la participación de funcionarios de la Inspección de Trabajo en la provincia, ha permitido incautar 70.000 puros caliqueños en los cuatros registros realizados, tres de ellos en Chella y el otro en la localidad de Bolbaite, donde se han desmantelado fábricas clandestinas en la que se producían los mismos. Dos de ellos eran utilizados como factoría de producción de tabaco y otro como almacén. En la operación se han detenido a seis personas.

Según la Guardia Civil, la denominada operación 'IENE' se inició en febrero, cuando descubrieron la existencia de una familia dedicada a la fabricación de caliqueños, así como a la distribución de picadura de tabaco para el entubado de cigarrillos y a la fabricación de cartones de tabaco con marca propia, además de dedicarse al contrabando de marcas conocidas.

Tras las investigaciones efectuadas, en la que los agentes de la Guardia Civil han estado trabajando cerca de ocho meses, se procedió a la detención de los supuestos integrantes de la organización, en concreto de cuatro hombres y dos mujeres , todos ellos de nacionalidad española y con edades comprendidas entre los 22 y 50 años.

Los detenidos han sido acusados por los presuntos delitos de pertenencia a organización criminal, contrabando, contra la salud publica y el blanqueo de capitales y/o alzamiento de bienes.

Además, en el momento de los registros se pudo comprobar la existencia de diez trabajadores ilegales que se dedicaban a la fabricación de las labores de tabaco, por lo que también están acusados de atentar contra el derecho de los trabajadores.

Junto a los 70.000 puros caliqueños intervenidos, los agentes también se han incautado de 1.350 kilos de picadura de tabaco, 129 cajetillas de tabaco, además de diferente material para su fabricación. En concreto, cinco picadoras profesionales, balanzas, un horno, cinco vehículos, un ordenador, teléfonos móviles y 22.000 euros en metálico.

Esta es la segunda operación realizada en pocos meses contra actividades ilícitas relacionados con el tabaco, según la Guardia Civil, permitiendo desmantelar varios puntos dedicados a la transformación y elaboración clandestina para su venta ilícita y con la que se ha conseguido evitar que estos productos sin ningún tipo de control ni legal ni sanitario llegaran a la ciudadanía.

Las diligencias ya han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción número 1 de Xàtiva, que se encargará del caso.