Las Provincias

Una sentencia anula un acuerdo del pleno de Corbera y ve ilegal que el alcalde votara

Vicedo, a la izquierda, en el pleno en que fue elegido presidente de la Mancomunitat de la Ribera Baixa. :: alicia talavera
Vicedo, a la izquierda, en el pleno en que fue elegido presidente de la Mancomunitat de la Ribera Baixa. :: alicia talavera
  • Xavier Vicedo participó como concejal en un punto de la sesión en el que tenía interés por ser propietario en la zona objeto de desarrollo

Una sentencia del juzgado de lo contencioso administrativo número 4 de Valencia ha anulado una resolución del pleno de Corbera y ha afeado la conducta del actual alcalde de la localidad, Xavier Vicedo (Compromís), por participar en un asunto urbanístico siendo, a la vez, propietario de un terreno dentro del proyecto de reparcelación.

La sentencia, impulsada tras la demanda planteada por Unidad 4 de Corbera SL, da la razón a esta firma y considera que el alcalde no actuó correctamente. El escrito judicial recuerda que Vicedo, en una fecha anterior a su nombramiento como alcalde, «impugnó el acuerdo de aprobación del proyecto de reparcelación, en su condición de propietario de un terreno dentro del ámbito de programación». Posteriormente, el 16 de mayo de 2013, «votó a favor de resolver la adjudicación del programa de unidad de ejecución número 4.

Asimismo, califica la situación vivida como una «irregularidad», que «debe calificarse como vicio invalidante del artículo 63.2 de la ley 30/1992, pues afecta a la transparencia que ha de presidir la actuación de los poderes públicos, pues no cabe duda que la intervención de quien tenía una incompatibilidad evidente vicia el acto administrativo, aun cuando descontada la intervención de quien debió a abstenerse, pudiera haberse llegado al mismo resultado».

Fuentes de la empresa y de sus representantes legales, por medio del letrado que ha llevado el caso, Salvador Bañuls, afirmaron que, «si realmente había interés en que se desarrollara la zona 4 se tendría que haber dialogado» para evitar llegar a una situación que, ahora, no va a ser fácil de resolver. Bañuls recordó que este asunto lleva ya varios años en marcha y no parece sencillo que vaya a encontrar una solución en breve. Recordó que en la resolución se hace referencia a que Vicedo había impugnado a título particular la aprobación de la reparcelación y, sin embargo, «no sólo participó, sino que votó en el pleno». El primer edil «perdió ese recurso, tanto en primera como en segunda instancia e incluso le condenaron a pagar las costas del pleito».

El acuerdo, explicaron las mismas fuentes, supuso que se resolviera el PAI, retirando a la empresa Unidad 4 de Corbera SL la condición de agente urbanizador y que se ejecutara el aval depositado por la empresa por importe de 273.952,73 euros. Además, el propio Ayuntamiento, según la empresa, modificó el proyecto de reparcelación «de manera que los terrenos que los propietarios habían cedido en pago de las obras pasaban a ser, y así consta en el Registro de la Propiedad de Alzira, de titularidad del Ayuntamiento».

«Si tanto empeño había en que la empresa se retirara, podríamos haberlo negociado y seguro que habríamos alcanzado algún acuerdo. En lugar de eso, el Ayuntamiento optó por ahogar económicamente a la empresa prohibiéndole que girara las cuotas correspondientes a las obras que ya había realizado y por descalificar al urbanizador, acusándole de mil y un incumplimientos, como a los técnicos y equipo jurídico que intentaban que saliera adelante el PAI», señaló Bañuls. «Creo que ha faltado diálogo y voluntad para llegar a una solución», concluyeron desde la parte demandante de este cuestión urbanística.

El alcalde del municipio, ante la llamada de LAS PROVINCIAS, afirmó que todavía no había leído la resolución judicial.