Las Provincias

La residencia de Carcaixent finaliza su rehabilitación para adaptarse a la normativa

Rodríguez visita la residencia de Aigües Vives de Carcaixent. :: lp
Rodríguez visita la residencia de Aigües Vives de Carcaixent. :: lp
  • La Diputación invierte 120.000 euros para acometer la última fase que garantizará la continuidad de los servicios

Durante los últimos años, el Ayuntamiento de Carcaixent ha solicitado la colaboración de las diferentes administraciones para conseguir rehabilitar la residencia de Aigües Vives de la localidad. Y es que el paso del tiempo había provocado que las instalaciones quedaran obsoletas y no cumplieran con las normativas actuales lo que ponía en riesgo la continuidad de este centro.

Una de las últimas subvenciones que ha servido para finalizar las obras de adecuación ha sido la de la Diputación de Valencia que ha aportado 120.000 euros para este fin. Por este motivo, el presidente de la Diputación, Jorge Rodríguez, ha visitado las instalaciones para comprobar el estado actual de la residencia.

«A veces las administraciones demuestran lo potentes que pueden ser cuando colaboran, como en este caso en el que se trataba de salvar una residencia que estaba en peligro», ha señalado Rodríguez.

Los 120.000 euros aportados por la Diputación son fruto de un convenio singular para la obra de adecuación de habitaciones a la normativa vigente, lo que constituye la fase III-b en la rehabilitación y las mejoras en la residencia de Aigües Vives.

Este centro geriátrico se puso en marcha en 1982 por parte de particulares que prestaban el servicio sin ánimo de lucro. Sin embargo, en 2006 una inspección determinó que el edificio no cumplía con los requisitos necesarios para su finalidad y que se tenía que acometer una reforma.

«Esto suponía un presupuesto desorbitado que estas personas no podían asumir por lo que se acordó que los bienes pasaran al Ayuntamiento para poder solicitar subvenciones y solucionar los problemas», ha explicado el alcalde de Carcaixent, Paco Salom.

Desde aquel momento, el Ayuntamiento comenzó a solicitar subvenciones de las distintas administraciones para realizar las reformas en fases ya que se debía cambiar la instalación eléctrica, de los años 70, las dimensiones de baños y muchos otros detalles para que la residencia estuviera completamente al día y no peligrase su continuidad.

Por este motivo, el alcalde de Carcaixent ha agradecido a la anterior corporación local que iniciara el camino para garantizar la supervivencia de Aigües Vives, y ha destacado «la sintonía y la cordialidad» existente entre las distintas instituciones en la actualidad, tanto la local como la provincial y la autonómica, lo que «facilita mucho el trabajo».

Con esta última fase realizada recientemente la residencia ya está adaptada a las exigencias legales y puede seguir prestando servicio a los más de 70 residentes con los que cuenta.

Al margen de esta ayuda directa para garantizar un servicio de primera necesidad, como es la atención a las personas mayores, la Diputación ha invertido este año más de un millón de euros en Carcaixent, según han destacado desde la corporación provincial.

La mayor parte corresponde a la partida del Plan de Inversiones Financieramente Sostenibles, con 740.000 euros, principalmente destinados a mejora de pavimentos y edificios públicos, más 222.000 euros del Plan Provincial de Obras y Servicios y 90.000 del Plan de Caminos y Viales.

En su visita a la residencia de Aigües Vives, el presidente de la Diputación ha recordado que «ésta es la cuarta vez que visito Carcaixent en apenas unos meses, y ya era hora de que sea por algo positivo», ha manifestado el Rodríguez, que con anterioridad había acudido al municipio de la Ribera con motivo de los incendios del pasado verano y actuaciones posteriores para paliar los daños causados por el fuego en la zona.

Cabe recordar que precisamente fue esta residencia la que tuvo que ser desalojada por precaución durante el incendio de junio ya que el humo y la ceniza que llegó hasta este punto podía suponer un problema para los usuarios, sobre todo, para los que tienen problemas respiratorios. Sin embargo, a los días volvieron a las instalaciones con total normalidad ya que no sufrieron ningún daño.