Las Provincias

Ontinyent estudia gravar el uso del espacio público a las compañías de telefonía móvil

  • El edil de Hacienda presenta una propuesta que incluye 16 cambios para favorecer la cohesión social y una recaudación más justa

El Gobierno de Ontinyent está estudiando introducir en las ordenanzas fiscales de 2017 una nueva ordenanza fiscal para grabar la utilización de espacio público por parte de las compañías de telefonía móvil. Es una de las novedades que se contemplan en la propuesta de modificación de las ordenanzas fiscales municipales para el próximo año, de la que dio detalles en la jornada de ayer el concejal de Hacienda, Juan Sanchis.

El edil explicaba que la intención del Gobierno ontinyentí «sigue siendo aprovechar las ordenanzas fiscales no sólo para contar con una recaudación más justa, sino también para ayudar a las familias, crear puestos de trabajo y reactivar la economía, una línea que ya iniciamos la legislatura anterior y en la que seguimos trabajando para dar nuevos pasos en favor de las personas», destacaba.

Así, se apuesta por mantener las novedades introducidas el año pasado, cuando se hizo una rebaja general del 10% en el IBI, se crearon bonificaciones a la creación de puestos de trabajo indefinido, se creó la Cuenta Tributaria Local para fraccionar el pago de impuestos sin intereses o se eliminó la tasa del Teatro Echegaray.

Pero, además, en la propuesta que se ha enviado a los miembros del Consejo de Ciudad, del Consejo Vecinal, del CES y los grupos municipales para que la estudian y puedan añadir ideas, se contemplan inicialmente hasta 16 nuevas modificaciones, entre las que está la propuesta de introducción de una ordenanza sobre «utilización privativa y aprovechamientos especiales constituidos en el suelo, subsuelo o vuelo de la vía pública a favor de empresas explotadoras de telefonía móvil».

Joan Sanchis también explicaba que «la idea surge en vista de una reciente sentencia del Tribunal Supremo emitida en mayo, que hemos puesto en manos de los servicios jurídicos municipales por su complejidad técnica, y que si cuenta con informes favorables podríamos aplicar ya en 2017» , avanzaba.

Joan Sanchis explicaba que la propuesta de modificación de ordenanzas «también se plantea para aprovechar estas como elemento de defensa y protección del medio ambiente y ahorro energético». Así, si el año pasado ya se introducían rebajas para propietarios de viviendas que apuestan por energías renovables, ahora incluye una nueva bonificación del 20%, del 16% y del 12% sobre la cuota íntegra del impuesto los bienes inmuebles destinados a viviendas o actividades económicas los que tengan una calificación energética a, B o C respectivamente, durante los 5 primeros años en el reconocimiento de la calificación e inscripción en el registro de la Comunitat Valenciana.

Otra novedad destacada es la modificación de la ordenanza fiscal reguladora de la tasa de piscina e instalaciones deportivas, que introduce un descuento del 10% sobre el precio de abono de la piscina cubierta a los poseedores de cualquier abono anual, (bueno rocódromo , velódromo, asistentes a actividades organizadas, sala musculación, pista de atletismo), «para favorecer la utilización de estos abonos y promover el uso de las instalaciones deportivas municipales», explicaba el concejal.