Las Provincias

Cullera convertirá el punto negro de la CV-502 en una vía verde con un carril bici

Tramo donde se construirá la vía verde. :: lp
Tramo donde se construirá la vía verde. :: lp
  • El Ayuntamiento consigue una inversión de 150.000 euros de la Diputación para construir dos rotondas y evitar las infracciones

El punto negro de la CV-502 a su paso por Cullera, localizado en la conocida popularmente como doble curva del tenis, tiene los días contados. El Ayuntamiento ha conseguido que la Diputación de Valencia invierta 150.000 euros en un proyecto de suprimirá este tramo conflictivo y lo reconvertirá en una vía verde, según ha explicado el alcalde, Jordi Mayor.

El pleno municipal ratificó este martes la resolución de alcaldía por la cual se ha suscrito un convenio con el ente provincial para la financiación de las obras después de que el gobierno municipal solicitará al presidente, Jorge Rodríguez, esta inversión que el consistorio estima «muy necesaria para evitar accidentes».

El edil de Urbanismo, Juan Vicente Armengot, ha detallado que la actuación consistirá en la construcción de una vía verde con carril bici y dos rotondas que regulen el tráfico a esta altura. Asimismo, se eliminará uno de los dos carriles de circulación antiguos, se dotará a la zona de una nueva acera que enlace con la de la urbanización Bonavista y se instalará alumbrado público.

Todos estos cambios servirán para evitar los giros prohibidos que actualmente muchos conductores efectúan para incorporarse a la CV-502 en sentido Cullera y obligará a desviarse hasta el nuevo tramo de carretera para mayor seguridad en la circulación.

Mayor ha explicado que la Diputación quería ceder la antigua carretera al Consistorio pero éste se ha negado a recibirla si no se le entrega en condiciones. Tras llevar a cabo una negociación con el gobierno provincial, se ha conseguido una subvención que permitirá reconvertir el tramo en una zona adecuada a las nuevas necesidades de uso y aumentar la seguridad.

El alcalde se ha felicitado porque «no sólo suprimiremos un punto negro, sino que además ampliaremos nuestra red de carril bici y lograremos la integración paisajística del viejo tramo de la CV-502».

Pero éste no es el único punto negro en la red viaria de Cullera. El municipio sigue a la espera de que acaben las obras en la A-38 para evitar los tramos peligrosos de la nacional. En este sentido, Les Corts han aprobado esta semana una iniciativa para exigir al Gobierno central que finalice las obras en esta vía que afecta a Cullera, entre otros municipios de la Ribera Baixa.

Una carretera muy frecuentada, sobre todo, durante el verano y que cada año deja decenas de heridos y varios muertos por lo que es considerada como uno de los tramos más peligrosos de la red española. Por este motivo, desde el Ayuntamiento de Cullera llevan años reclamando que el Ministerio de Fomento aumente la inversión para esta actuación para que no se paralice y finalice cuanto antes. Y es que el ritmo actual en las obras y la falta de inversión pone en peligro que se cumplan los plazos establecidos ya que durante varios años esta actuación estuvo paralizada por falta de presupuesto.

En cuanto al tema de inversiones, la Diputación será la encargada de financiar los 150.000 euros para mejorar la CV-502, lo que supone una nueva inyección para que el municipio pueda llevar a cabo sus proyectos. Mayor ha destacado que con esta nueva aportación económica «en año y medio de el nuevo gobierno de Cullera está consiguiendo el apoyo claro de la Diputación y la Generalitat para la construcción de nuevas infraestructuras altamente reivindicadas por el municipio».

Al respecto, ha recordado que gracias a la financiación provincial Cullera he llevado a cabo la reforma de la residencia de la Tercera Edad, efectúa en estos momentos las obras de mejora de la Casa de la Cultura o ha concluido las obras de adaptación de la Escoleta Municipal, entre otras. Durante este año se han recibido más de 1,5 millones en ayudas para obras.