Las Provincias

Compromís Xàtiva pide un IBI por usos y proporcional

  • El grupo municipal que encabeza Cristina Suñer pretende que los que tengan más recursos contribuyan más a la financiación municipal

El grupo municipal de Compromís Xàtiva ha presentado una propuesta para modificar la ordenanza reguladora del impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y que se apliquen tipos diferentes según los usos del bien, puesto que, según Cristina Suñer, portavoz del grupo municipal, la ordenanza actual mantiene un único tipo tanto para inmuebles rústicos como para los urbanos, que imposibilita que desde el consistorio se puedan aplicar los principios de «proporcionalidad, solidaridad y de distribución».

Dado que este año y, a instancias de la dirección general del catastro, se ha practicado inspección de inmuebles que no habían adaptado su uso, desde Compromís consideran que ha llegado el momento de «equilibrar y proporcionar» el pago del IBI. «No se puede tratar igual situaciones que son diferentes y aplicar un solo tipo a todos los inmuebles urbanos sin tener en cuenta el uso que se le da», manifiesta Suñer y resalta que «eso supone mantener una desigualdad porque algunos inmuebles exceden del uso residencial y se destinan a obtener recursos económicos».

Es por ello que desde Compromís se insta al resto de la corporación a acordar la modificación de la ordenanza fiscal reguladora del IBI y a emitir un informe económico para valorar el incremento de ingresos que supone dicha medida.

Es, según explican, la segunda vez que presentan esta propuesta. La primera fue en el año 2012 y entonces el colectivo proponía situar el tipo de los inmuebles urbanos que tuvieran un uso diferente al residencial en el 0,60, tres puntos más que el previsto para los inmuebles residenciales, pero sólo para el tramo del 10% de los bienes de mayor valoración catastral de Xàtiva.

Insiste que la ordenanza reguladora no se ha modificado en los últimos 20 años. En esta legislatura se han introducido modificaciones relativas al recargo por desocupación, que están pendiente de una regulación estatal y otras bonificaciones. Pero el un único tipo, « ha provocado que el Ayuntamiento haya dejado de recaudar una gran cantidad de recursos legítimos.