Las Provincias

Un vecino de Atzeneta, detenido por los cuatro incendios de agosto en Albaida

Uno de los fuegos que se produjeron en el mes de agosto. :: naiara mateu
Uno de los fuegos que se produjeron en el mes de agosto. :: naiara mateu
  • La Guardia Civil, gracias a la colaboración ciudadana, pudo localizar diverso material incendiario en la furgoneta del arrestado

La Guardia Civil ha detenido a un hombre de 45 años de edad vecino de Atzeneta de Albaida como presunto autor de los cuatros incendios provocados este verano en el término municipal de Albaida. La detención, enmarcada dentro de la operación 'Misto' llevada a cabo por la Guardia Civil de Xàtiva, se ha producido gracias a las investigaciones llevadas a cabo y a la colaboración ciudadana y de agentes medioambientales.

Las pistas proporcionadas permitieron a los agentes averiguar que la persona implicada en los incendios conducía una furgoneta y que utilizaba algún elemento incendiario para propagar el fuego.

La fase de explotación del operativo se realizaba el pasado lunes, 26 de septiembre, en el que tuvo lugar la detención de este vecino de Atzeneta, tras encontrar en su vehículo restos de una pastilla incendiaria de color blanco con la que, supuestamente, desde su interior y sin bajar de la furgoneta, arrojaba al campo para provocar el fuego.

Al detenido se le atribuyen sendos delitos de incendio forestal y continuado de incendio no forestal. Concretamente la comisión de cuatro incendios entre el 31 de julio y el 17 de agosto, el primero de ellos con cinco focos, que afectaron a unas 10 hectáreas del término de Albaida.

Las diligencias han pasado a disposición del Juzgado de Instrucción número 3 de Ontinyent.

Según ha podido saber LAS PROVINCIAS, todo hace pensar que el móvil de los incendios no es de carácter económico, sino que más bien se debe a una actitud obsesiva por parte del presunto pirómano.

Aunque como ya indicaba en el mes de agosto el primer edil de Albaida, Josep Antoni Albert, no fueron muchas las hectáreas que ardieron. Sí que el primero de los incendios, el del día 31 de julio, afectó a varias casas de campo y cultivos próximos al río. De hecho, debido a la proximidad del fuego a las viviendas, se tuvieron que desalojar incluso a personas. Sin embargo, según fuentes municipales, aún se está terminando de valorar todos los daños, tanto particulares como del municipio.

Lo que sí es cierto es que ahora que se ha detenido al presunto autor y una vez que se abra el juicio, tanto Ayuntamiento como vecinos afectados, podrán personarse para pedir las responsabilidades civiles y penales. De hecho, así lo ha confirmado el alcalde, apuntando que no descartan que los servicios jurídicos municipales estudien incluso la posibilidad de que, en lugar de personarse por separado, tanto consistorio como particulares puedan hacerlo conjuntamente en la causa que se abra.

Cabe recordar que desde el Ayuntamiento de Albaida y en particular desde la Policía Local se pedía la colaboración a los vecinos, testigos que pudieran aportar información para localizar al incendiario, así como que estuvieran atentos a comportamientos sospechosos. Dicha colaboración parece ser que ha sido efectiva para que la Guardia Civil pueda detener al presunto autor, que ha tenido en vilo durante meses al pueblo de Albaida, especialmente en el mes de agosto y en un momento en el que se estaba en máxima alerta por el alto riesgo de incendio. De hecho, el municipio ha mantenido la vigilancia desde entonces.

Los incendios se concentraron en el lecho del río Albaida, concretamente en la Partida 'La Chova', una zona con una gran cantidad de árboles, cañas y, en ese momento, también maleza, que es lo que en su mayoría ardió. Desde un principio las fuentes de la investigación apuntaron a que los incendios habían sido provocados por la misma persona, que conocía bien el término municipal, sabía dónde actuar y lo hacía siempre en la misma zona.

En la Junta de Seguridad convocada por el alcalde de Albaida tras los incendios, se trataba además la necesidad de la prevención para que no se vuelvan a repetir, siendo la limpieza del cauce del río Albaida a su paso por el núcleo urbano, uno de los factores en los que se insistió más, principalmente por parte del consistorio, con el objetivo de que en caso de nuevo incendio, sea o no intencionado, éste pueda tener las menores consecuencias.