Las Provincias

Roger Cerdà, durante una asamblea del COR. :: lp
Roger Cerdà, durante una asamblea del COR. :: lp

El COR llevará a la planta de Guadassuar hasta 25.000 toneladas de residuos

  • El Consorcio también aprueba asumir la gestión de los ecoparques fijos para aumentar el reciclaje y reducir el coste con la digitalización

La nueva planta de Guadassuar recibirá los residuos del Consorcio de Residuos V5 (COR). Y es que la asamblea, que se celebró ayer en la Casa de Cultura de Xàtiva, aprobó el convenio con el consorcio de la Ribera que permite trasladar a la nueva planta de Guadassuar hasta 25.000 toneladas de residuos, lo que permite reducir los gastos de transporte.

En esta asamblea también se votó constituir al final una red de 20 ecoparques fijos y 11 móviles. Con estas dos medidas el Consorcio que agrupa la Safor, la Vall d'Albaida, la Costera, la Canal de Navarrés y el Valle de Ayora busca un mayor nivel de eficiencia del sistema que permitirá además la bonificación de una media de 12 euros a los hogares de las cinco comarcas a partir del año próximo. Entre las directrices del COR para el futuro modelo de gestión de los residuos ya se anunció en su día la apuesta por el modelo itinerante para tratar de llegar a los niveles de reciclaje que exige la normativa estatal de residuos.

La idea del COR es que estos ecoparques lleguen a cubrir al 100% de los 93 municipios que lo integran. Aunque la puesta en marcha de todos a pleno rendimiento está prevista para inicios de 2018, bastante antes ya funcionarían de manera provisional. El COR destinaría unos 600.000 euros para la informatización del proceso de recogida. Además, se destinaran otros 600.000 euros para incorporar la gestión de ecoparques fijos que en la actualidad gestionan los ayuntamientos.

La medida permite incorporar, en el control y seguimiento de los ecoparques consorciados, el sistema denominado de «Mi Cuenta Ambiental». El mismo permite tener un control de las entradas de residuos en los ecoparques y bonificar a los usuarios que más los utilicen. Esta medida ha permitido en otros consorcios aumentos muy importantes de entradas de residuos en los ecoparques (que dejan de ir la bolsa gris), además de ser una potente herramienta educativa sobre la importancia de separar en origen.

Se trata del principal punto fuerte del proyecto puesto que ese proceso de digitalización del servicio permitirá que los usuarios tenga una tarjeta que, por un lado, permitirá hacer uso del ecoparque -fijo o móvil- de cualquier localidad. Y por otro, documentará el cuánto y con qué frecuencia recicla ese usuario.

Para fomentar tanto el uso de esa tarjeta como la frecuencia en utilitzar el ecoparque y acogerse a sus servicios, el COR ha anunciado una bonificación para cada hogar de una media de 12 euros por domicilio. El objetivo es que dicha bonificación se aplique a finales del próximo año o en el primer recibo de 2018, aunque todavía está pendiente de aprobación.

El Consorcio ya cuenta con un ecomóvil de descarga y en caso de aprobarse encargará cinco más. Estas unidades permiten dar servicio durante un día entero. Al mismo tiempo se encargarán otras cinco unidades en las que el módulo forma parte del camión, que permiten estancias de dos o tres horas.

Este proyecto, según calculan desde el COR, permitirá la creación de quince puestos de trabajo: uno para el coordinador de este operativo y 14 para los empleados que se necesitan. Está previsto que los ecoparques móviles se instalen, por lo general, siempre en el mismo espacio. De este modo se crea un hábito en los usuarios y se facilita la localización del servicio.

Residuos en cuatro plantas

El Consorcio repartirá a partir del año próximo las más de 120.000 toneladas de basura que generan los habitantes de sus cinco comarcas en cuatro plantas de tratamiento y eliminación. La ausencia de instalaciones propias tras la paralización del proyecto de Llanera de Ranes, la nueva política de proximidad de la Conselleria de Medio Ambiente y el colapso del vertedero de Fontcalent, en Alicante, han conducido al organismo a emprender una profunda reordenación del mapa de transporte de los residuos.

En unas semanas, derivará al Consorcio Ribera- Valldigna y llevará directamente a la planta de Guadassuar alrededor de 25.000 toneladas generadas en los municipios de la Costera y la Canal de Navarrés. El COR estima como principal ventaja del nuevo esquema el ahorro que representará la orden de que las empresas de recogida de la basura de ambas comarcas trasladen la basura directamente a Guadassuar prescindiendo del actual servicio de transferencia en la estación de Rótova, que conlleva elevados gastos.