Las Provincias

El congreso de educación de l'Alcúdia, una mirada feminista y social

Autoridades y algunos de los participantes en el congreso. :: lp
Autoridades y algunos de los participantes en el congreso. :: lp
  • La organización destaca el nivel de todas las intervenciones, en las que se han tratado aspectos como el acoso o el papel de la mujer

Finalizado el IX Congreso de educación de l'Alcúdia que tuvo lugar los pasados días 22, 23 y 24 de septiembre es hora de hacer balance y evaluar los resultados, señalaron desde la organización. La Comisión organizadora, a tenor de los comentarios recibidos y las propias impresiones, señaló que está gratamente satisfecha por el grado de aceptación que han tenido todas las ponencias. Así, remarcaron la palabra «todas», «porque pensamos que ha habido una cierta uniformidad en las valoraciones posteriores, todas positivas y podríamos decirlo así, sin ganadores».

El primer día, el jueves, Ana López hizo «avergonzar a los presentes al descubrir que nuestros libros de texto sitúan a la mujer en un lugar de inferioridad respecto a los hombres y ofreció la solución para subvertir ese estado de cosas».

Posteriormente, Carmen Agulló echó mano de la historia para contar los pasos formativos de las mujeres que han querido ser maestras, para explicar las dificultades que encontraron y para aclarar que aún estamos lejos, hoy, en 2016, de conseguir esa excelencia «que otras épocas, en especial la republicana, quisieron para los maestros, hombres o mujeres».

En la jornada del viernes, José Saturnino Martínez puso en cuestión todas las certezas aparentes sobre el crisis del sistema educativo y lanzó una mirada escéptica sobre las capacidades de las instituciones de enseñanza para alterar los desequilibrios sociales que actualmente existen.

Asimismo, Pablo Fernández dio diferentes pautas para construir escuelas emocionalmente inteligentes: la escuela educa académica pero también emocionalmente a sus alumnos e importa que el docente sepa qué tiene entre manos y las metodologías de la una y de la otra.

Ya en la jornada del sábado Ana María Colás ha habló de una realidad no deseada pero desgraciadamente muy extendida: el acoso escolar en sus diferentes modalidades. En su exposición habló de sus efectos jurídicos, penales y civiles, porque importa que todos aquellos que están instalados en la mediación conozcan «los instrumentos que nuestro ordenamiento jurídico nos proporciona».

Finalmente cerró el congreso María Esther Martínez, quien ha hablado de los derechos humanos de una manera original, a través de la función sociopolítica de su narrativa.

De este modo, fuentes de la organización señalaron que «podemos concluir que el IX congreso ha sido un magnífico conjunto de intervenciones que nos ha hecho más sabios y mejores, lo que notarán pronto los alumnos de l'Alcúdia, de la comarca y de otros lugares. El congreso congrega públicos de toda la provincia entre los asistentes, docentes en su mayoría, pero también padres y madres, técnicos, etcétera», por lo que resulta importante que asistan a este tipo de actividades.

Finalmente, desde la organización señalaron también que este año «hemos contado para el acto de inauguración junto a los organizadores, la concejala de Educación y el alcalde de l'Alcúdia, con el vicerrector de la Universidad de Valencia Jorge Hermosilla y el director territorial de la Conselleria de Educación Santiago Estañan. También en la clausura participaron Edicions Bromera, miembros del sindicato Comisiones Obreras del País Valencià y el subsecretario de la Conselleria de Educación Miquel Soler».